Las telecos barajan subidas de precios y recortes de costes frente al impacto de la inflación

En Reino Unido aprobarán subidas de precio de hasta el 10%

En España, los precios caen más de un 26% desde la liberalización por la competencia

Las telecos barajan subidas de precios y recortes de costes frente al impacto de la inflación

Las grandes operadoras europeas ya están analizando escenarios de cara a hacer frente a la fuerte subida de la inflación, que impacta en ámbitos como los costes salariales o energéticos. De momento, las vías principales para acometer este marco inflacionario pasan por las subidas de precios y nuevos recortes de costes.

En las revisiones de precios, los movimientos están limitados por las distintas regulaciones nacionales, en las que unas son más permisivas que otras. En Reino Unido, los contratos con los clientes incluyen cláusulas de revisión anual por la inflación. En este caso, Virgin O2 (filial de Telefónica y Liberty), Vodafone, BT y Hutchison prevén aplicar subidas de precios, que pueden llegar hasta el 10%, en el mayor incremento en muchos años.

En el caso de Virgin O2, el aumento será del 3,9%, más el índice de precios minoristas, que en noviembre subió un 7,1% interanual. En el caso de BT y Vodafone, el incremento será del 3,9% más el índice de precios al consumo, que ronda el 5,1%.

En Holanda, la mayoría de las tarifas del incumbente KPN están vinculadas a la inflación, tanto en el móvil como en la banda ancha fija. En Bélgica, los ingresos por suscripción al cable de Telenet, mayor grupo nacional de banda ancha, están vinculados también a los precios, mientras que en el móvil hay fórmulas mixtas.

Por el contrario, en otros países la regulación no permite incluir revisiones anuales por inflación. En Alemania, los operadores no pueden indexar las tarifas a la inflación, y solo pueden subir los precios si exponen unos argumentos creíbles por el aumento de los costes. La industria no suele hacer uso de estas subidas, porque los clientes tienen amplios derechos para cancelar el contrato.

En Escandinavia, Telia no incluye la revisión de los precios por la inflación en los contratos minoristas, que están enfocados en parámetros comerciales.

España

En España, las operadoras pueden aplicar subidas de precios, si bien la regulación obliga a que estén justificadas por factores como la inflación o el incremento de costes, según señalan fuentes del sector. En cualquier caso, no hay cláusulas de revisión anual.

Las grandes operadoras españolas han aplicado diferentes subidas de precios a lo largo de los últimos años, la mayoría bajo la fórmula del “más por más”. Es decir, Telefónica, Orange o Vodafone subían tarifas a cambio de elevar la velocidad de la fibra, los gigas para navegar en el móvil, o ampliar la oferta televisiva, entre otras prestaciones.

Fuentes del sector coinciden en que habrá nuevas subidas de precios en los próximos tiempos, y añaden que Telefónica, por ejemplo, tiene aprobado un incremento para febrero en algunas tarifas de Fusión.

Ahora bien, la fuerte competencia ha llevado al sector hacia una tendencia hacia el low cost, especialmente en las tarifas convergentes fijo-móvil. Las grandes telecos, críticas con la regulación que ha favorecido la aparición de decenas de marcas, han advertido de que el sector es deflacionario desde hace muchos años, con la consiguiente caída de los ingresos, mientras que, al mismo tiempo, han tenido que acometer fuertes inversiones en el despliegue de redes de fibra o móvil, o en la compra de espectro.

Desde el inicio de la liberalización del mercado, en 1998, el sector de las telecos acumula una caída de precios superior al 26%, mientras que el IPC general sube en el mismo periodo más del 51%. En 2021, de hecho, con una subida del IPC general del 6,5%, el único grupo que registró caídas fue el de comunicaciones, con una bajada del 0,3%, según los datos del INE. Los servicios paquetizados registraron caídas superiores al 4% en el primer semestre, si bien subieron un 0,3% en los últimos meses del año, mientras la telefonía móvil bajó un 1,4% en el año.

Por el lado de la reducción de gastos, las telecos han reducido costes operativos con las medidas anti-Covid-19, con el aumento de las ventas a través de los canales digitales. Según Bank of America, es probable que se extienda esta tendencia, con la reducción de tiendas.

Además, han aplicado reducciones de plantilla. En España, durante 2021, Vodafone y Orange aprobaron sendos ERE, mientras que Telefónica acordó un plan de bajas voluntarias, para 2.900 empleados.

Revisiones salariales

Convenios. La inflación se deja sentir en el ámbito salarial. En Europa estos costes han estado ligados a revisiones anuales, especialmente, en los antiguos incumbentes, donde los sindicatos tienen un papel relevante. Según Bank of America, los costes laborales suponen un 36% de los ingresos por servicios de BT, un 24% de Deutsche Telekom y Orange, un 15% de Telefónica, y un 14% de Vodafone.

España. En el reciente acuerdo para la prórroga del convenio, Telefónica España y los sindicatos acordaron mantener la cláusula de garantía salarial entre 2019 a 2022. Para 2023, además, pactaron una revisión del 1,5% de la masa salarial, y un plus de 300 euros. En esta línea, CC OO apuntaba ayer que las tablas salariales, los complementos y los pluses, incluidos en el convenio de Orange, se incrementarán en 2022 un 6,5%, en línea con la inflación.

Energía. Con respecto a la energía, Bank of America señala que sus costes suponen un 3% de los ingresos de empresas como Telefónica y Telenor, con una exposición de un punto porcentual a los precios spot. La entidad cree que la subida de los costes de la electricidad se extenderá hasta 2025, y prevén que tendrá un impacto en el ebitda de entre el 2% y el 3% entre 2023 y 2025.

Normas
Entra en El País para participar