Finanzas

El Gobierno da el primer paso para controlar Sareb a cambio de un euro

La salida de las entidades financieras será progresiva

El Estado ha cambiado el régimen jurídico y gobernanza del banco malo

La ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez, y la ministra Portavoz, Isabel Rodríguez, tras la reunión del Consejo de Ministros.
La ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez, y la ministra Portavoz, Isabel Rodríguez, tras la reunión del Consejo de Ministros. Europa Press

El Gobierno dio ayer el primer paso para que el Estado pueda tomar el control de la Sareb, la sociedad creada en 2012 tras el rescate financiero para dar salida a los activos tóxicos de la banca, por un precio simbólico de un euro y sin aumentar más la factura para el contribuyente.

El Consejo de Ministros aprobó un real decreto-ley que permitirá al Estado, a través del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), elevar su participación actual del 45,9 % en la Sareb más allá del 50%, en un porcentaje aún por decidir pero que, según fuentes financieras, en una primera fase será ligeramente superior al 50%, para más tarde subir este porcentaje, aunque la gran banca podrá mantener una participación para que puedan computarse los créditos fiscales correspondientes a las pérdidas que les ha generado su participación en el banco malo, y que está provisionada al 100%. El Estado adquirirá las acciones necesarias para controlar Sareb (con el 4,11% le basta).

Económia explica que la reclasificación de Sareb tras la decisión de Eurostat -obligó a sumar 35.000 millones de deuda pública en 2020 y más de 10.000 millones de déficit-, así como su situación patrimonial, hacían “imprescindible” modificar su régimen jurídico para adaptarla a la situación actual, con el objetivo de “adecuar de forma ágil la gobernanza a la nueva realidad contable e institucional”.

La aprobación del real decreto-ley permitirá que el FROB pueda adquirir y mantener una participación mayoritaria en el capital social y tomar el control de los órganos sociales sin la necesidad de que Sareb adquiera la condición de sociedad mercantil estatal. De esta forma, el texto abre la puerta a que el Estado aumente su participación en la Sareb a costa de que el resto de accionistas reduzcan su peso en el capital de la sociedad, que el pasado año ingresó 2.300 millones de euros, un 60% más que en 2020, y planea cancelar más de 1.000 millones en deuda.

Ahora, el FROB es el principal accionista con un 45,9%, seguido por Santander,con el 22,21%; CaixaBank, con el 12,24%; Sabadell, con el 6,61%; Kutxabank, suma el 2,53%; Ibercaja el 1,43% y Bankinter, un 1,37%, entre otros.

Aunque el Estado se haga con el control de Sareb, la compañía dispondrá de un régimen societario específico para que pueda mantener “la agilidad necesaria para llevar a cabo su función desinversora”, si bien, le será de aplicación el régimen de los contratos mercantiles y de alta dirección. Sareb ahora reforzará sus actuaciones en vivienda social “en aras de maximizar la utilidad social de estos inmuebles y el impacto positivo de la compañía en la sociedad”. Esta es una reclamación de Podemos.

El banco malo es un gigante que cuenta con más de 144.000 activos inmobiliarios por unm importe superior a los 30.000 millones de euros, que pertenecían a las antiguas cajas de ahorros rescatadas.

Con la nueva estructura, el Gobierno también limitará el sueldo de los altos ejecutivos de Sareb, al ser ahora una firma de capital mayoritario público.

Normas
Entra en El País para participar