Finanzas

El Gobierno comprará a la banca las acciones de Sareb por un euro

El Consejo de Ministros aprueba hoy que el Estado tome el control de la Sareb

Javier García del Rio, director general de Sareb.
Javier García del Rio, director general de Sareb.

El Gobierno aprobará hoy un nuevo marco legal que le permita poseer más del 50% de Sareb, tras una reclamación de la Unión Europea para que el Estado contabilice sus pasivos como deuda pública, según aseguran fuentes cercanas a estos cambios. El Fondo de Rescate Estatal español (FROB) cuenta con una participación del 45,9% en el capital del banco malo, creado hace justo 10 años para asumir los préstamos y activos tóxicos de las antiguas cajas de ahorros rescatadas a causa de la crisis financiera iniciada en 2008.

El resto del capital es propiedad de los bancos, con Santander a la cabeza, entidad que posee el 22,2%. CaixaBank y Sabadell son los otros dos bancos con más participación, aunque hay un grupo de entidades más pequeñas y aseguradoras también con acciones del banco malo. El único que decidió no participar en esta institución fue BBVA, entonces presidido por Francisco González, aunque lo cierto es que la banca participó de mala gana, y ahora está deseando salir del capital de una institución que no ha hecho más que sumar pérdidas desde su creación. Pero la salida de la banca ha resultado más complicada de lo que inicialmente se preveía. Aunque el Estado ya contabilizó la deuda de Sareb como déficit, y los bancos tienen provisionado al 100% el capital y las pérdidas de Sareb, sus números rojos han generado unos activos fiscales diferidos (conocidos como DTAs) que la gran banca no quiere perder. De ahí, que aún queden flecos para la ejecución de esta transacción.

Se prevé que adquiera ahora un 4,11% a pequeñas entidades

Fuentes conocedoras de la operación aseguran que los pequeños bancos y las aseguradoras no tienen mayor problema en vender ahora hasta el 4,11% que le hace falta al FROB para controlar más del 50% del capital de Sareb. Pero la gran banca no venderá hasta que no se resuelva la contabilización de los activos diferidos, para lo que se desprenderán de parte de sus acciones, pero conservarán ciertas acciones para poder contabilizarse estos DTA. Pese a todo, el Estado tiene prisa, y espera haber cerrado estas transacciones de compra antes de finales de marzo, una vez que se ha descartado llevar a cabo este traspaso de acciones a través de una operación acordeón.

Los consejeros de la banca, que representan a estas instituciones en el capital de Sareb tienen previsto salir del máximo órgano de gobierno de la sociedad tras tomar su control el Estado.

El Estado se quedará con el control del banco malo a un precio simbólico, que puede ser de un euro, señalan las mismas fuentes.

La gran banca ha aceptado la operación tras asegurarse  la contabilidad de sus créditos fiscales

De esta forma, el Consejo de Ministros aprobará un hoy un real decreto que permitirá que el Estado, a través del FROB, tenga el control de la Sareb, explican fuentes conocedoras de las negociaciones. Aunque la solución definitiva de la compra de todo el capital no se cerrará hasta marzo.

A finales del pasado marzo la oficina estadística europea decidió incorporar la Sareb dentro del perímetro de las cuentas del Estado, lo que obligó a sumar 35.000 millones de deuda pública en 2020 y más de 10.000 millones de déficit.

La vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, avanzó ayer en Bruselas que el Consejo de Ministros aprobará formalmente que la estructura de gobernanza y la estructura de capital y el funcionamiento de la Sareb se adapten a lo que ya es una realidad económica debido al cambio de Eurostat que obligó el pasado año a contabilizar toda la deuda de la compañía.

El sueño de Podemos de hacer política social con Sareb

Sareb ha estado luchando desde su creación con la caída de los precios inmobiliarios, que ha deprimido el valor de los préstamos y activos. Después de vender 15.900 millones de euros de toda la deuda emitida, Sareb todavía
tiene 35.000 millones de euros en deuda sénior, que las autoridades europeas dijeron el año pasado a España que contara como deuda pública. Tras tomar el control el Estado, Sareb iniciará una nueva etapa, con un nuevo accionariado y gobernanza, pero también con una nueva política de vivienda social, con la eliminación de una parte importante de los desahucios. Este era el proyecto de Podemos que ahora verá la luz.

Normas
Entra en El País para participar