Redes sociales

Facebook pierde el segundo intento de desestimar el caso antimonopolio de la FTC en EE UU

Un juez admite a trámite la demanda de la Comisión Federal de Comercio de EE UU que busca romper al gigante de internet, separando WhatsApp e Instagram

Logos de Facebook, Whatsapp e Instagram.
Logos de Facebook, Whatsapp e Instagram.

La demanda antimonopolio contra Facebook presentada por la Comisión Federal de Comercio de EE UU (FTC) continua adelante después de que un juez federal de EEUU haya rechazado la petición de Meta, la compañía matriz de Facebook, de desestimar la demanda interpuesta en su contra por monopolio en el mercado de las redes sociales.  

La decisión del juez James Boasberg supone una victoria para la FTC, después de que su demanda original fuera desestimada el pasado junio por el mismo juez al determinar que las alegaciones contra Facebook presentadas por la agencia federal eran "insuficientes" para establecer de manera plausible que la compañía tiene tal poder de monopolio. En aquel momento, Boasberg dio a la FTC 30 días para modificar la demanda y volver a presentarla si lo estimaba oportuno, algo que hizo, añadiendo detalles que apoyaban su petición.

La FTC acusa al gigante tecnológico de mantener "ilegalmente" su posición de "monopolio" en el sector de las redes sociales mediante una serie de conductas anticompetitivas, incluyendo la compra de posibles rivales como Instagram y WhatsApp en 2012 y 2014, respectivamente. También le acusa de que sofocar la competencia, pues al carecer de amenazas competitivas serias "la compañía ha podido perfeccionar un modelo publicitario basado en la vigilancia e imponer cargas cada vez mayores a sus usuarios". 

El juez del distrito de Whashington ha calificado la petición revisada de "más robusta y detallada", particularmente en lo que respecta al tema del supuesto monopolio de la empresa acusada. "En claro contraste con su predecesora, esta demanda ofrece alegaciones reforzadas y específicas que apuntan a la misma conclusión: Facebook ha mantenido una cuota de mercado dominante durante el tiempo relevante", ha señalado.

Boasberg también ha desestimado el argumento del gigante de internet de que la demanda enmendada no debería haber sido admitida porque Lima Khan, la presidenta de la FTC, participó en la votación del regulador. La compañía argumentó que Khan, una profesora de derecho conocida por su rechazo al enorme poder amasado por las big tech estadounidenses, y cuyo cargo fue confirmado el pasado 15 de junio por el Senado, demostró prejuicios contra Facebook a través de sus escritos anteriores como académica.

"Aunque Khan ha expresado, sin duda, puntos de vista sobre el poder de monopolio de Facebook, estos no sugieren el tipo de 'hacha para moler' basada en la animosidad personal o el conflicto de intereses financiero que ha descalificado a los fiscales en el pasado", indicó el juez. 

La empresa dirigida por Mark Zuckerberg ha reiterado a través de un comunicado "su confianza" en que "la evidencia mostrará la debilidad de las alegaciones" y que "sus inversiones en Instagram y WhatsApp las transformaron en lo que son hoy Han sido bueno para la competencia y bueno para las personas y las empresas que eligen utilizar nuestros productos".

Facebook ya recriminó el pasado año a la FTC y otros demandantes por querer obligarla a deshacer dos adquisiciones que habían sido anteriormente aprobadas, algo de lo que, según la compañía, no existe precedente. En opinión de la compañía, la demanda de la FTC ignora "completamente la realidad de la industria tecnológica dinámica y altamente competitiva en la que Facebook opera".

El juez, en cualquier caso, ha denegado parte de la demanda, aquella que se centra en las políticas de la plataforma, que fueron modificadas en 2018. Algunos expertos creen que la FTC tiene una difícil tarea por delante para poder probar todos los hechos que denuncian para ganar el caso. Facebook tiene hasta el 25 de enero para presentar su respuesta.


Normas
Entra en El País para participar