Arrimadas confirma el apoyo de Cs a la reforma laboral para evitar cambios de ERC y Bildu

La líder del partido naranja no confirma si los nueve diputados apoyarán el texto o se abstendrán

La líder de Cs, Inés Arrimadas, comparece tras una reunión del Comité Permanente del partido, en la sede nacional de Cs.
La líder de Cs, Inés Arrimadas, comparece tras una reunión del Comité Permanente del partido, en la sede nacional de Cs. EP

La presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, ha afirmado este lunes que su formación tratará de evitar que el Gobierno pacte con Esquerra Republicana y Bildu cambios en la reforma laboral y para ello ha ofrecido sus votos en el Pleno del Congreso con el fin de demostrar que existe una vía alternativa a la de estas formaciones independentistas.

En una rueda de prensa celebrada desde la sede de su partido en Madrid tras la reunión de su Comité Permanente, Arrimadas ha evitado confirmar si el sentido de voto de sus nueve diputados será apoyo o abstención, pero sí ha asegurado que serán "responsables" para "demostrar que Sánchez siempre puede elegir una alternativa a sus socios radicales separatistas", según ha explicado en declaraciones recogidas por Europa Press.

"Lo mejor sería una reforma liberal, pero es verdad que uno se puede dar un canto en los dientes de que esta reforma al final ha sido un 'bluf' respecto a las propuestas que hicieron", ha abundado, señalando que el propio presidente del PP, Pablo Casado, ha dicho que la derogación se limita al "10%" de la reforma de 2012.

"No es la reforma que nos gusta, pero no es la que había prometido este Gobierno, y es susceptible de empeorar en esta tramitación parlamentaria y en este chantaje de los partidos separatistas", ha dicho.

La reforma laboral consensuada a finales de 2021 entre el Gobierno, la patronal y los sindicatos es uno de los grandes hitos pactados entre España y la Comisión Europea para modernizar el país gracias al impulso de los fondos europeos. De la aprobación definitiva de la reforma, de hecho, dependen cerca de 10.000 millones de euros comunitarios.

El Gobierno de coalición, en minoría parlamentaria en el Congreso, necesita el apoyo de sus socios tradicionales o del ala de una oposición que, encabezada por PP y Vox, ya ha dejado claro en varias ocasiones que rechazará la reforma.

Por ahora, tanto el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, como las vicepresidentas Nadia Calviño o Yolanda Díaz, entre otros miembros del Gobierno, han reiterado en varias ocasiones que la reforma laboral supone un "acuerdo de país" al que han llegado los representantes de las empresas y los trabajadores. Por ello, han pedido a las fuerzas del Congreso de los Diputados respetar el pacto alcanzado en el diálogo social. En el periplo de la tramitación parlamentaria, algunos socios habituales del Gobierno, como ERC o Bildu, han mostrado su intención de modificar el texto para romper con más apartados de la reforma del PP. La patronal, por su parte, ha advertido de que si el texto es modificado peligrará su visto bueno a la reforma.

Este lunes, el propio Sánchez ha celebrado una reunión con responsables socialistas en el Ejecutivo y el partido a los que ha insistido en la necesidad de hacer pedagogía para conseguir que los grupos parlamentarios apoyen la normativa.

En la reunión, que ha tenido lugar en la sede del PSOE en Ferraz, Sánchez ha pedido al partido que se vuelque en esta tarea, centrándose especialmente en los grupos parlamentarios que son socios de investidura del Gobierno, según han informado a Efe fuentes socialistas. La intención es apelar a la "responsabilidad" de los grupos para que apoyen en el Congreso de los Diputados la convalidación de una reforma "que nace del consenso del diálogo social".

También este lunes, la secretaria general adjunta y portavoz de ERC, Marta Vilalta, ha criticado la reforma por ser "maquillaje" y ha fijado como condiciones para apoyarla que prevalezcan los convenios catalanes, recuperar la autorización administrativa para los ERE y los salarios de tramitación, entre otros asuntos.

Vilalta ha criticado la reforma laboral al entender que "es más maquillaje que nada, se queda muy corta y es insuficiente" para recuperar derechos laborales, pero ha expresado la voluntad de ERC de negociarla con el Gobierno para intentar mejorarla.

Así, Vilalta ha fijado las condiciones de ERC para iniciar esta negociación, que pasan por "conseguir más derechos laborales" y más competencias para la Generalitat en este asunto.

Normas
Entra en El País para participar