Retribución al accionista

Los mejores dividendos para compensar un año de Bolsa incierto

Las cotizadas españolas aspiran a volver a la normalidad previa a la pandemia en los pagos, con especial protagonismo de la banca

La remuneración cobrará más atractivo a nivel global para el inversor ante los riesgos inflacionistas que hacen prever alzas bursátiles inferiores a 2021

Los mejores dividendos para compensar un año de Bolsa incierto
Getty images

Vuelta a la normalidad en la retribución al accionista en la Bolsa española para 2022. Esa es al menos la previsión que manejan los gestores a pesar de las incertidumbres con que arranca el año. De hecho, el dividendo apunta a recobrar este año todo su atractivo para el inversor ante un entorno de mercado en el que se prevén alzas bursátiles a nivel global mucho más modestas que en 2021, probablemente de solo un dígito, y en el que el pago de cupón será un refugio seguro ante la inestabilidad que podrá surgir de la retirada de estímulos de los bancos centrales. En Bolsa española, con gran peso de la banca en el Ibex, el nuevo año bien podría ser mejor que el pasado, con el aliciente añadido del pago de dividendos. Tras un 2021 de recuperación en el que las cotizadas españolas desembolsaron algo más de 17.000 millones de euros –un 5% más que en 2020, según los últimos datos de BME–las empresas van retomando sus políticas de retribución al accionista. Pese a la recuperación, la cifra del año pasado queda aún muy lejos del montante que las cotizadas desembolsaron en 2019, antes de la pandemia, y cuya cifra alcanzó los 31.706 millones. “Creo que en 2022 deben subir los dividendos porque los beneficios empresariales han subido entre un 30% y un 40% dependiendo del sector y debería haber una vuelta a la normalidad en los bancos, que los suspendieron y en otras compañías que los anularon por la caída de los ingresos”, explica Ignacio Cantos, director de renta variable de ATL Capital.

La rentabilidad por dividendo seguirá siendo superior a la de la deuda

Los gestores coinciden en que todas las miradas están puestas en el sector financiero, una vez levantado el veto del BCE a la remuneración al accionista. Juan José Fernández Figares, director de análisis de Link Securities, considera que “el sector bancario parece dispuesto a mejorar la retribución de sus accionistas, con muchas entidades recuperando los payouts que mantenían antes de la pandemia (entre el 40 y el 50%). También los valores de corte cíclico, y siempre que se consolide la recuperación económica y no haya más restricciones, deberían mejorar sus políticas de dividendos al ritmo que mejoran sus beneficios”, añade el experto.

Pese a que en 2020 sopló el viento en contra, grandes empresas como los principales bancos españoles (Santander y BBVA), constructoras como Neinor o Metrovacesa o SOCIMIs como Merlin, optaron por hacer grandes pagos a través de la devolución de primas de emisión hasta alcanzar este capítulo en el mercado los 1.332,54 millones de euros hasta noviembre (10 veces más que el pasado año).

La recompra de acciones suma fieles en España como vía de remuneración, con BBVA y Santander al frente

Los dividendos de las empresas cotizadas españolas tienen históricamente una gran relevancia. Desde hace años el mercado español lidera de forma mantenida entre las Bolsas desarrolladas en rentabilidad por dividendo, uno de los atractivos del mercado para los inversores internacionales que son propietarios de prácticamente el 50% del valor de las acciones españolas cotizadas, 16 puntos porcentuales más que hace 13 años. Las compañías españolas cotizadas con mayor tradición en términos de políticas retributivas han buscado fórmulas para mantenerlas en lo posible o volver a su filosofía tras las anomalías impuestas por la pandemia.

Recompra de acciones

Precisamente, una de estás fórmulas está siendo la recompra de acciones y su posterior amortización. Esta modalidad, con mucha tradición en Estados Unidos, está experimentado un alto crecimiento en Europa. En España, a cierre de noviembre, la amortización de acciones alcanzó los 3.233 millones de euros, correspondientes a la amortización de 375 millones de títulos de 13 empresas cotizadas. Los anuncios previstos para la recta final de 2021 y el primer trimestre de 2022 hace pensar que se amortizarán acciones por un importe cercano a los 4.000 millones de euros, según previsiones de BME.

Fernández Figares, de Link Securities, explica que se trata de una forma de mostrar la confianza de las empresas en su propio negocio, ya que al recomprar acciones están “invirtiendo” la liquidez sobrante en la propia compañía. Otro motivo menos “publicitado” pero igual de relevante es que los programas de recompra de acciones permiten a las cotizadas estabilizar el precio de sus acciones en momentos de gran volatilidad, sirviendo como apoyo de la cotización. Aunque obviamente no sean equiparables para el accionista al pago de un dividendo en efectivo.

Repsol, Iberdrola, REE, CIE y CAF son algunas de las firmas que pagan en enero

Por su parte, Víctor Alvargonzález, director de estrategia de Nextep Finance, explica que “se está adoptando la filosofía del mercado norteamericano, que tiende a remunerar más por la vía de la recompra de acciones que el dividendo. Los principales accionistas de las grandes compañías cotizadas son fondos de inversión y de pensiones que en algunos casos prefieren esta forma de remuneración indirecta. Y lógicamente hay compañías europeas que se adaptan a esta petición si esos accionistas tienen un peso importante en su accionariado”. Un claro ejemplo es Santander, que ha adoptado tras la pandemia por primera vez la recompra de acciones como vía de retribución. Recompró en otoño 841 millones de euros en acciones como parte de su remuneración. Y BBVA arrancó en noviembre su programa de recompra por un máximo de 1.500 millones hasta abril.

Dividendos mundiales

Las previsiones de consenso para el crecimiento global de los dividendos en 2022 se sitúan en torno al 6%, lo que está en línea con el crecimiento medio de los dividendos a largo plazo del 5-6%, tal y como explica Jane Shoemake, gestora de carteras de clientes del equipo de Global Equity Income de Janus Henderson. “Estados Unidos, la zona euro y Japón registrarían un crecimiento razonable, mientras que el Reino Unido y Australia probablemente experimentarán un crecimiento más moderado, dada su exposición a las materias primas”, añade la experta.

La Bolsa española mantiene una atractiva rentabilidad por dividendo

Y es que la rentabilidad por dividendo sigue siendo un aspecto a tener muy en cuenta a la hora de invertir, a pesar de que se esté acelerando el alza de rendimientos de la deuda. “Los dividendos actuales son históricamente altos en relación con los cupones de los bonos (renta fija). “Un bono norteamericano con vencimiento a dos años tiene una rentabilidad anual por cupón del 0,8% mientras que la del Dow Jones es del 1,60%”, explica Alvargonzález, director de estrategia de Nextep Finance. El experto añade que en Europa la situación es todavía más llamativa, con rentabilidades muy inferiores y el bono alemán ni siquiera aún en positivo, mientras que el Eurostoxx 50 tiene una rentabilidad por dividendo en el entorno del 3%.

Pagos en enero

El año ha arrancado con el calendario de pagos bien cargado. En los primeros días de enero ya han retribuído Endesa y Faes. Ambas cotizadas repartieron dividendo el día 3. En el primer caso, la eléctrica distribuyó un dividendo a cuenta de los resultados del ejercicio 2021 de 0,50 euros brutos por acción.El pago de Faes ascendió a 0,17 euros brutos por acción.

Por su parte, Red Eléctrica distribuyó este viernes un cupón del mismo importe que en los últimos años, de 0,2727 euros brutos por acción. Zardoya Otis pagará el lunes 10, 0,076 euros brutos por cada acción mientras que el martes 11, Repsol repartirá 0,30 euros brutos por título. Para poder optar a este cupón, hay que tener acciones de la petrolera española a fecha del 7 de enero. La compañía desembolsará alrededor de 500 millones de euros con cargo a los resultados de 2021.

El día 12, los accionistas de Gestamp percibirán un pago de 0,038 euros por título. Mientras que el día 13, los accionistas de CAF percibirán un cupón de 0,4 euros brutos por cada acción. El día 10 es el último día para comprar y poder optar a este reparto. Prosegur y Prosegur Cash también premiarán la fidelidad de sus accionistas en las primeras semanas del año. Prosegur retribuirá a sus accionistas el 31 de enero con 0,031 euros brutos por acción mientras que Cash hará lo mismo ese día pero con un cupón de 0,004925 euros por acción.

Ya en febrero, Iberdrola distribuirá su dividendo, otro de los más esperados en este arranque de año. Al tratarse de un scrip dividend, este viernes fue el último día en el que cotizarán las acciones de la eléctrica con derecho a dividendo. Entregará un pago de 0,17 euros por título con cargo a los resultados de 2021, superior a los 0,168 avanzados en octubre en la presentación de resultados. Los que elijan el cobro en efectivo, lo recibirán el 1 de febrero.

Normas
Entra en El País para participar