El desafío total de Apple: sin miedo a la gravedad, ni a la inflación ni a la falta de chips

Su valor ha pasado del billón a los tres billones de dólares en menos de tres años y medio

Los gestores confían en el desarrollo de nuevos productos

Apple bolsa Pulsar sobre el gráfico para ampliar

Apple ha universalizado de forma irreversible el uso de la tecnología para las tareas más cotidianas y reina sin discusión en Wall Street. Mantiene desde hace años el trono de empresa más valiosa, encadenando récord tras récord y desafiando cualquier ley de la gravedad bursátil. Ya en agosto de 2018 fue la primera cotizada de Wall Street en alcanzar el billón de dólares de capitalización, dos años después logró el hito de ser la primera en valer dos billones de dólares y en este inicio de año ha marcado la cota insólita de los 3 billones de dólares. ¿Cuál es la fuente inagotable de tal revalorización? ¿Qué riesgos hay de corrección en semejante gigante bursátil?

Para empezar, la pandemia ha disparado al conjunto de grandes tecnológicas de Estados Unidos, hasta convertirlas en el motor indiscutible de las alzas de Wall Street. La demanda de más tecnología por parte de los consumidores ha sido una consecuencia de los meses de restricciones por el coronavirus y ha acelerado una tendencia que ya era imparable. La revolución tecnológica ha dado un salto sustancial en los dos últimos años y ha impulsado nuevos fenómenos como el coche eléctrico y el metaverso, terrenos hacia los que Apple aspira a crecer y en los que los inversores aprecian un enorme potencial de futuro.

Además, quien apueste por la Bolsa estadounidense, pasará necesariamente por la compra de acciones de la compañía: Apple es el valor que más pesa en el índice S&P 500, con una ponderación del 6,85%. Le siguen Microsoft, con el 6,25% y Amazon, con el 3,6%. Y en un mercado en el que cobra cada vez más peso la gestión pasiva y la inversión a través de fondos cotizados, invertir en Wall Street, el mayor mercado bursátil del mundo, supone comprar acciones de sus gigantes tecnológicos, lo que es gasolina asegurada para sus cotizaciones.

Las acciones de Apple subieron en 2021 el 34,6%, un alza que prolongó el rally del 82,3% de 2020, el año de la pandemia. Solo en el último mes, se han anotado otro 10%, desafiando cualquier temor ante el estallido de contagios por ómicron o ante la inflación y las alzas de tipos que se esperan en EE UU en 2022. No en vano, la inflación es un elemento de presión sobre una compañía que ofrece productos tecnológicos más caros que sus rivales, lo que limita el margen para elevar precios. Además, soporta el problema común al sector tecnológico de los problemas de suministro y la escasez de chips.

Es el valor con más peso en el S&P, del 6,8%, lo que atrae el abundante dinero de los ETF

A finales de octubre, Apple ya lanzó una clara señal sobre el impacto de la escasez de chips, cuando sus ventas trimestrales quedaron por debajo de lo previsto. Y su consejero delegado Tim Cook avisó de que la escasez de chips podría ir a más en el cuarto trimestre, influyendo sobre la campaña de Navidad. La falta de componentes ha llegado a provocar el parón durante varios días, por primera vez en una década, de la fabricación de iPhones e iPads. Entre septiembre y octubre, la fabricación de los iPhone 13 cayó un 20% sobre los planes previstos. La de los iPad, en un 50%.

Una acción cara

Pero ninguno de estos temores resta atractivo a Apple a ojos de los inversores: en los últimos seis meses la acción ha trepado casi el 30%. Tampoco los elevados ratios a los que cotiza la acción, de unas 30 veces sus beneficios estimados para el ejercicio fiscal de 2022, lo que supone superar en más del 50% la media histórica de los últimos cinco años, según recoge Bloomberg. Su consenso de analistas tiene una abrumadora recomendación mayoritaria de compra, por el 79,2%, frente a apenas el 4,2% de venta. Eso sí, la valoración de consenso, en los 173,76 dólares, está ya por debajo del precio de mercado.

Para Jaime de León Calleja, gestor del Mutafondo Tecnológico de Mutuactivos, el excelente comportamiento bursátil de Apple se debe al éxito, por supuesto del iPhone y a la diversificación de las ventas, que han rebajado su dependencia del citado producto. Además, “los airpods, el iwatch y la division de servicios han tenido un éxito enorme. Los inversores tampoco ignoran la posible entrada del gigante tecnológico en el coche eléctrico o el metaverso. La estabilidad de sus cash flows y la fortaleza de su balance son otros aspectos positivos de la compañía aunque es cierto que la valoración ahora es más exigente!”, añade el experto.

La realidad virtual y aumentada y el metaverso serán sus apuestas para el futuro

Para Citi hay nada menos que cinco razones para seguir apostando por Apple. El banco cree que la demanda de los productos y servicios de la compañía demostrará resistencia a lo largo de 2022 y que la actual valoración no refleja el próximo lanzamiento de nuevos productos, como los cascos de realidad virtual y aumentada.

De hecho, da a las acciones de Apple una valoración de 200 dólares para lo que argumenta en primer lugar que el modelo de negocio de la firma va más allá de haber sacado ventaja a la situación de la pandemia. Además, confía en el lanzamiento de nuevos productos; en que el riesgo regulatorio, aunque pueda suponer un problema a corto plazo, no impactará en el crecimiento de los ingresos de la división de servicios; en que Apple se verá favorecida por su política de dividendos y en que tiene en el horizonte el coche eléctrico, para 2025

Comprar una acción que cuesta 160 euros

Split. El ascenso en Bolsa de Apple es tan fulgurante que la compañía suma ya 5 desdoblamientos del precio de sus acciones o slipt desde que salió a cotizar en 1980. El último se hizo efectivo en agosto de 2020, en la proporción de 4x1, después de que en el ejercicio anterior los títulos llegaran a alcanzar un precio por unidad de 400 dólares. El precio ajustado a ese split era inferior a 130 dólares, tras lo que la acción ha trepado al entorno de los 180 dólares.

Vía fondos. Más allá de lo elevado de su precio unitario, la inversión a través de fondos puede ser la vía más aconsejable para el particular. Y los fondos especializados en tecnología tienen en la gran mayoría de los casos una notable posición en acciones de Apple. El Mutuafondo Tecnológico, de Mutuactivvos, arroja una rentabilidad anual del 33,7% en los últimos tres años y tiene a Apple como posición principal, con el 9,25% de la cartera. El CaixaBank Comunicación, con ganancias anuales del 21% en el último lustro, dedica a Apple el 11% de su cartera, la mayor posición. Y el BBVA Tecnología y Telecomunicaciones, otro de los productos de referencia en inversión en tecnología entre las gestoras españolas, también tiene a Apple como posición prioritaria, con el 9,37% de la cartera según datos de Morningstar.

Normas
Entra en El País para participar