ACS, San José, Comsa y Azvi se hacen con la licitación para ampliar Chamartín por 207 millones

Se trata de las obras previas a la remodelación total de la estación

Estación de Chamartín, en una imagen de archivo.
Estación de Chamartín, en una imagen de archivo.

ACS, a través del grupo Vías y Construcciones, junto con San José, Comsa y Azvi, se ha hecho con la licitación de las obras para ampliar la estación Madrid Chamartín-Clara Campoamor por 207 millones de euros. En concreto, la unión temporal de estas constructoras se encargará de remodelar y ampliar el vestíbulo de la estación y levantar cuatro vías adicionales destinadas a los trenes de alta velocidad, según ha acordado el consejo de administración de Adif AV.

Se trata de unas obras previas a la remodelación integral que Adif tiene proyectada en la estación de Chamartín y en su entorno urbano con la que pretender crear un hub de transportes de referencia y cuyo contrato, que se encuentra aún en concurso a nivel internacional, está valorado en unos 1.000 millones de euros.

A pesar de ello, estas obras previas suponen una importante licitación para las concesionarias y dan comienzo al rediseño de estación, ya que tienen como objetivo preparar las infraestructuras para el aumento de tráfico previsto debido a la puesta en marcha de nuevos tramos de alta velocidad, cuando se conecte Chamartín con Atocha, y por la reciente liberalización de del transporte de viajeros por ferrocarril, lo que supone la entrada en el mercado de nuevas compañías (y más trenes), además de Renfe.

El plazo en el que las constructoras deberán ejecutar las obras es de 60 meses (cinco años), aunque durante ese tiempo la estación permanecerá operativa, ya que según fuentes del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, “las actuaciones se coordinarán de tal forma que se mantenga el tráfico ferroviario y la atención que se presta a los viajeros”. Estas obras de ampliación contarán con la financiación de los fondos Next Generation diseñados por la Unión Europa.

Cuatro nuevas vías

Los trenes de alta velocidad serán uno de las mayores reclamos para convertir Chamartín en un núcleo de referencia para el transporte. Con las obras de ampliación la estación pasará a contar con un total de 25 vías (cuatro más, con sus correspondientes andenes), de las que 12 estarán destinadas a la alta velocidad.

Por su parte, el vestíbulo se ampliará para poder conectar con las nuevas vías y andenes y además se remodelará por completo. De esta forma, el edificio de viajeros se dividirá en tres zonas: una para embarcar a los trenes de alta velocidad, otra para los trenes de Cercanías a la que se accederá a través de tornos, y un gran vestíbulo común en forma de pasillo longitudinal, que será el centro neurálgico de la estación. Con 18 metros de ancho, será la principal vía de movimiento para los viajeros y usuarios. Además, contará con locales comerciales a un lado y con las distintas zonas de embarque y espera, al otro.

El contrato también contempla la construcción de una vía subterránea que conecte con el vestíbulo de Cercanías y con el metro de Madrid y de un edificio técnico para instalaciones de alta velocidad. Esta licitación se suma a otros contratos para adaptar las vías 14 y 15 de la estación al ancho estándar con el objetivo de prepararlas para acoger un mayor número de trenes.

La estación Madrid Chamartín-Clara Campoamor presta servicios de Cercanías y de media y larga distancia convencional y de alta velocidad. La estación une la capital con el norte y el noroeste del país mientras que la de Puerta de Atocha lo hace con los corredores sur y de levante. No obstante, está previsto que el túnel que una ambas estaciones permita crear una red de alta velocidad de forma que los corredores sur y mediterráneo puedan estacionar en Chamartín y tener continuidad hacia el norte y noroeste.

Proyecto Madrid Nuevo Norte

Inversión de 25.000 millones. La remodelación de la estación de Chamartín forma parte del proyecto Madrid Nuevo Norte, la mayor operación urbanística de Europa. Las obras previstas para este proyecto llevan aparejada una cifra de inversión privada en urbanización e infraestructuras que superará los 5.000 millones y una inversión total de 25.197 millones. En infraestructuras, además de la reforma de la estación de Chamartín, se prevé la construcción de un intercambiador de transportes, tres nuevas paradas de metro y una estación adicional de Cercanías en el distrito de Fuencarral. En este desarrollo, el principal dueño de suelo es la empresa Distrito Castellana Norte, participada por BBVA (75,54%), Merlin (14,46%) y San José (10%). DCN dispone de una opción de compra de esos terrenos, todavía propiedad de Adif al 49,4%, por los que pagará más de 1.200 millones.

Normas
Entra en El País para participar