Barceló perdió 100 millones de euros en el primer año de la pandemia

Duplicó su deuda financiera neta y pidió prestados 357 millones con garantía del ICO

 Simón Pedro Barceló, copresidente de Barceló.
Simón Pedro Barceló, copresidente de Barceló.

El grupo Barceló se había fijado como objetivo a principios de 2020, tras un ciclo virtuoso de cuatro años seguidos de crecimiento económico, lograr un resultado de explotación de 400 millones de euros y un beneficio neto de 200 millones. La irrupción de la crisis sanitaria del coronavirus en marzo, que obligó a cerrar una gran parte de sus hoteles y que dejó sin negocio a sus agencias de viajes, convirtió en papel mojado esas previsiones y el resultado fue bien diferente.

En 2020, el peor año de la historia del grupo de la familia Barceló, las pérdidas se aproximaron a los 100 millones de euros (99,4 millones) frente a los 134 millones de beneficio logrados en 2019, tal y como figura en las cuentas consolidadas del grupo inscritas en el Registro Mercantil. Un deterioro sin precedentes en la segunda cadena hotelera de España, que cerró ese ejercicio con 265 establecimientos, y al que contribuyeron de forma muy importante dos mercados (República Dominicana y México), que al final de ese ejercicio se anotaron el 21,2% y el 19,5% de las pérdidas de la sociedad dominante.

Ahorró 100  millones en rentas tras renegociarlas con los propietarios de los hoteles

La desaparición del negocio provocó cambios importantes en lo que había sido hasta ese momento uno de los pilares de Barceló: el escaso nivel de endeudamiento. En 2019, la compañía cerró con una deuda financiera neta de 197,4 millones de euros, apenas 0,6 veces ebitda (342 millones). Doce meses después, la deuda financiera neta se duplicó hasta los 408,9 millones y el ebitda fue negativo (-28,9 millones). Las cuentas reflejan como la sociedad tuvo que recurrir de forma masiva al crédito bancario para garantizar la liquidez, obteniendo nueva financiación por 868 millones de euros tan solo en 2020. De esa cantidad, 362,9 millones corresponden a préstamos con garantía del Instituto de Crédito Oficial (ICO). El calendario de vencimientos de ese pasivo muestra como el grupo tendrá que afrontar el pago de 475 millones en 2022, con lo que con toda seguridad tendrá que renegociar con las entidades para refinanciar esa deuda.

Los ERTE rebajaron en 261 millones el gasto en salarios

En este entorno de deterioro económico, dos de los principales mecanismos de ahorro puestos en marcha han sido la renegociación de rentas con los propietarios de los hoteles y la suspensión de empleos. Barceló calcula que en 2020 se ahorró 100 millones de euros gracias a la rebaja de los alquileres de los hoteles, mientras que en el caso del gasto en personal, el ahorro ascendió a 261 millones de euros. De esa última cifra, 221 millones correspondieron a salarios, ya que, tal y como reconoce Barceló, “la práctica totalidad de la plantilla de las sociedades españolas se vieron afectadas por ERTE”. En 2020, la compañía contó con una plantilla media de 21.821 trabajadores, lo que supuso un ajuste de 8.455 trabajadores frente a los 30.276 de 2019.

Normas
Entra en El País para participar