Banco central

Alemania elige a un veterano del Bundesbank para suceder a Weidmann

El nuevo ejecutivo defiende que Joaquim Nagel, próximo al partido socialdemócrata, dará continuidad al banco central alemán

Joachim Nagel, nuevo presidente del Bundesbank
Joachim Nagel, nuevo presidente del Bundesbank

El nuevo gobierno alemán liderado por el socialdemócrata Olaf Scholz ha elegido a Joachim Nagel como sucesor de Jens Weidmann en la presidencia del Bundsbank, el banco central más poderoso de la zona euro y con más peso en el BCE, según señalan fuentes cercanas al ejecutivo germano citadas por Reuters y el diario germano Handesblatt y ha confirmado el ministerio de finanzas del país.

Nagel ha sido miembro del Bundesbank, se le considera cercano al partido socialdemócrata alemán y era el favorito en las quinielas para suceder a quien durante años ha sido la voz más crítica con la política acomodaticia del BCE. Weidmann anunció en octubre su dimisión, cinco años antes de que concluyera su mandato, argumentando motivos personales, tras más de una década al frente del Bundesbank. Su marcha ha coincidido con el final del mandato de quien fue su mentora Angela Merkel.

De 55 años de edad, Nagel se incorporó al Bundesbank en 1999 y estuvo en su ejecutiva durante seis años, hasta que en 2017 pasó al banco público alemán KfW y de allí al Banco Internacional de Pagos de Basilea, donde trabaja en la actualidad en la subdirección del Departamento Bancario. Su nombramiento apunta a la continuidad y a una actitud igualmente vigilante sobre la inflación.

"A la vista de los riesgos inflacionistas, aumenta la importancia de una política monetaria orientada a la estabilidad. Nagel es una figura experimentada que asegura la continuidad en el Bundesbank", ha señalado hoy el ministro de finanzas  Christian Lindner en su cuenta de twitter.

En sus discursos como miembro del Bundesbank entre 2010 y 2016, Nagel ya hacía hincapié sobre el riesgo del alza de precios y en la primavera de 2012, en plena tormenta financiera sobre los países de la periferia europea, Nagel apuntaba a que el BCE debía poner el foco en la inflación y no en la financiación de los gobiernos.

Tras el inicio del programa de compras de deuda del BCE en 2015, Nagel ya afirmó que la institución había alcanzado los límites de su mandato. “Con estas medidas de crisis, el Eurosistema ha alcanzado los límites de su mandato. Ha de quedar claro para todos los participantes del mercado que no puede haber una dependencia permanente del banco central”, advertía Nagel seis años atrás sobre una situación que perdura a día de hoy con mucha mayor intensidad tras la pandemia.

El nuevo presidente del Bundesbank llega al cargo en un momento delicado para la política monetaria de la zona euro, en un contexto de económico de fuerte subida de precios, con tasas de inflación en Alemania del 6% interanual y con graves incertidumbres sobre cuál será el impacto económico por el avance de la variante ómicron del coronavirus. El BCE anunció la semana pasada que pondrá fin en marzo de esta año al programa de compras antipandemia y que reducirá la compra de activos durante 2022, aunque dándose margen de maniobra para ajustar su política según las circunstancias. Descartó de pleno un alza de tipos pese a haber elevado de forma notable su previsión de inflación para la zona euro en 2022, al 3,2% desde el 1,7% de septiembre. 

El nombramiento de Nagel al frente del Bundesbank es una de las primeras decisiones económicas del nuevo gobierno que lidera Sholtz y en el que el liberal Christian Lindner ocupa el ministerio de finanzas. Con el nombramiento del economista, se ha renunciado a un perfil considerado más moderado como el de Isabel Schnabel, miembro del comité ejecutivo del BCE, y a situar por primera vez a una mujer al frente del banco central alemán, del que Claudia Buch, otra de las candidatas, ocupa la vicepresidencia.

 

 

 

Normas
Entra en El País para participar