Política monetaria

Inglaterra y Noruega suben los tipos para contener la inflación

Prevén que los precios en Reino Unido alcancen el 6% en abril

Gobernador del Banco de Inglaterra, Andrew Bailey.
Gobernador del Banco de Inglaterra, Andrew Bailey. REUTERS

La incertidumbre que planea sobre los mercados tras la aparición de la variante ómicron y la vuelta a las restricciones había llevado en las últimas semanas a los inversores a descartar una subida de tipos en Inglaterra. Pero las previsiones esta vez han fallado. El Banco de Inglaterra ha lanzado un órdago y ha optado finalmente por subir las tasas, una medida que los inversores habían aplazado para principios del próximo año. Los tipos de interés en Reino Unido se sitúan ya en el 0,25%. La mayoría de los economitas encuestados por Reuters esperaban que el Banco de Inglaterra mantuviera el precio del dinero en el 0,1% después de que los contagios en Reino Unido hayan batido récords en las últimas jornadas. Pero como ya constató ayer la Reserva Federal, los altos niveles de inflación son vistos como una de las grandes amenazas y los bancos centrales no están dispuestos a jugársela.

El Banco de Inglaterra se convierte así en el primer banco central importante en elevar las tasas desde que la pandemia golpeó a la economía mundial. La decisión se adoptó con el voto a favor de ocho de los nueve miembros. Silvia Tenreyro fue la única disidente. Pero el endurecimiento de la política monetaria parece que no va a quedar ahí. Los miembros de la institución dejaron la puerta abierta a un ajuste progresivo para combatir los altos precios. Las proyecciones que manejan apuntan a que la inflación se situará en el entorno del 6% el próximo abril.

El alza de los tipos en Reino Unido es el primero desde 2018 y se produce un día después de que los funcionarios concluyeran su programa de flexibilización puesto en marcha para combatir los efectos de la pandemia. Las compras de deuda han dejado las tenencias de bonos del gobierno en los 875.000 millones de libras (773.300 millones de euros), frente a los 435.000 millones de libras (384.400 millones de euros) que tenía antes del estallido de la crisis.

La reacción de los inversores no se hizo esperar. Tras conocerse la decisión la libra encadena su terecera sesión consecutiva al alza y repunta un 0,8%, hasta los 1,1336 dólares. En el mercado de deuda, la rentabilidad del bono a 10 años pasa del 0,73% al 0,81%, aún lejos de los máximos anuales del 1,2% que marcó en octubre. Por su parte, la Bolsa británica ha subido hoy un 1,25%.

En una jornada en la que los bancos centrales acaparan la atención de los inversores, el Banco de Noruega ha decidido subir los tipos de interés en 25 puntos básicos, hasta el 0,5%. Se trata de la segunda alza de los precios en 2021 después de que el pasado septiembre pusiera fin a la era de los tipos cero. Como el resto de las instituciones encargadas de la política monetaria el objetivo que se persigue con este ajuste es el de poner coto a la inflación. "Hay una considerable incertidumbre sobre la evolución de la pandemia y sus efectos en la economía. Pero si la economía avanza en línea con las proyecciones, los tipos probablemente se subirán en marzo", ha adelantado el gobernador del banco central noruego, Oystein Olsen.

Normas
Entra en El País para participar