Tecnología

SAPA, la empresa vasca de defensa, compra a Corporación Financiera Alba el 5% de Indra

La operación asciende a 90,8 millones. El grupo vasco pasa a ser cuarto accionista de la empresa presidida por Marc Murtra y el holding de la familia March reduce su participación en la tecnológica al 3,21%

Sede de Indra.
Sede de Indra.

Movimiento de calado en el grupo tecnológico español Indra. SAPA Placencia Holding, la empresa de defensa vasca, ha comprado a Corporación Financiera Alba, holding de la familia March, el 5% de Indra por 90,8 millones de euros, según ha comunicado hoy la empresa presidida por Marc Murtra en un hecho relevante a la CNMV. En la operación, la sociedad vasca se hace con 8.833.000 títulos de la tecnológica a un precio de 10,28 euros por acción.

Se espera que la transacción se liquide este miércoles cuando SAPA haya recibido los fondos para acometer la operación. Tras la venta de acciones, Corporación Financiera Alba mantendrá un 3,21% en Indra, lo que supone que había vendido ya un pequeño porcentaje de su paquete accionarial desde su última notificación a la CNMV a 30 de abril, cuando controlaba un 9,9%. La operación le sitúa como cuarto accionista tras SAPA, el fondo Fidelity Managent, con un 9,8%, y la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), que controla un 18,7%, según los datos publicados en la web de Indra, actualizados a 18 de noviembre de este año. Santander Asset Management y T. Rowe Price tienen, por su parte, un 3% y un 3,1% en la tecnológica.

La intención de Corporación Financiera Alba, que llevaba en Indra desde 2009 (la segunda inversión con mayor recorrido de Alba), es salir progresivamente de la tecnológica y ceder su asiento en el consejo, ocupado por Santos Martínez-Conde. Con la operación, Corporación Financiera Alba ha registrado una minusvalía bruta contable de, aproximadamente, 23 millones a nivel consolidado, según un hecho relevante de esta compañía a la CNMV.

El movimiento se produce meses después del cambio directivo en la cúpula de Indra. El pasado mayo, Fernando Abril-Martorell, hasta ese momento presidente ejecutivo de la compañía, dejaba la empresa y era relevado por Marc Murtra, un hombre ligado al PSC y al PSOE, que asumía el cargo de presidente no ejecutivo, tras la oposición de algunos consejeros. 

La operación es significativa porque Indra es el caballero blanco que el Gobierno había elegido para que se hiciese con ITP. La compañía tecnológica ya había sondeado la compra del fabricante español de motores de aviación en 2018, pero no llegó a un acuerdo con Rolls-Royce (propietaria hasta entonces de ITP) por cuestiones de precio. "Esto podría abrir la puerta a que Indra participe también en la compra del fabricante de motores vasco por Bain, que contempla la entrada de nuevos inversores hasta el próximo mes de junio", según indican a CincoDías fuentes del sector.

Para llevar a cabo esta nueva operación, SAPA ha suscrito también en el día de hoy un contrato con Deutsche Bank para una colocación acelerada de acciones a efectos de financiar la adquisición. Así, la entidad alemana tiene el mandato de vender 7.879.036 acciones de Indra representativas de, aproximadamente, un 4,45% de su capital, a partir de este martes y sin fecha de cierre.

Un grupo familiar

SAPA es una gran desconocida para gran parte del mundo empresarial, salvo para la industria de Defensa, un sector en el que opera desde hace más de un siglo. Es un grupo familiar con sede en Andoain (Gipuzkoa). Uno de sus accionistas es Jokin Aperribay, presidente del club de fútbol La Real Sociedad.

La corporación vasca ya dio el salto este año al ámbito de las operaciones corporativas con la entrada en el capital del fabricante de componentes aéreos ITP Aero, en el que tomó un 6% junto con el banco de negocios BP Capital. Rolls-Royce vendió el 100% de la compañía de Zamudio (Bizkaia) por 1.700 millones de euros al fondo Bain, que ha iniciado una ronda de contactos en busca de socios españoles con perfil industrial.

Bain quiere abrir el 30% del accionariado de ITP Aero, en el que está incluido el 6% de SAPA y BP Capital, a inversores nacionales por “recomendación” del Gobierno de Pedro Sánchez, que considera que la empresa de Zamudio es “estratégica” para España por su “nivel tecnológico” y por su papel clave para “la seguridad nacional”. Entre otros proyectos, ITP Aero realiza el mantenimiento de los motores de los aviones y helicópteros de la Armada.

Por su parte, SAPA ya es socio de Indra en diversos proyectos. Entre ellos, el programa VCR 8x8, en el que también participan Santa Bárbara Sistemas y Escribano. Consiste en el suministro de 348 tanques al Ejército y su posterior mantenimiento.

Las acciones de Indra, que en 2020 obtuvo unos ingresos de 3.043 millones de euros, suben un 51,29% en lo que va de año.

Normas
Entra en El País para participar