Balance del año

Las emisiones corporativas caen el 19% por el freno en la inversión y la holgura de liquidez

El volumen colocado en Europa alcanza los 759.230 millones

El importe emitido por empresas españolas baja el 30%

Mercado de capitales Pulsar sobre el gráfico para ampliar

Los emisores han apurado las buenas condiciones que imperan en el mercado para adelantar o refinanciar algunas de las operaciones previstas para el próximo año. A la espera de que los bancos centrales decidan la próxima semana si aceleran o mantienen el ritmo de la retirada de sus compras, los operadores de mercado dan por completado el ejercicio, un año en el que la caída de los volúmenes ha sido la tendencia imperante.

El importe de deuda emitida en euros continúa siendo abultado, pero se sitúa por debajo de los niveles registrados en 2020. Según datos de Dealogic facilitados por UniCredit, en lo que va de año instituciones financieras, Gobiernos y agencias supranacionales han colocado 1,55 billones de euros, un 6,4% menos que el año pasado, un ejercicio en el que las necesidades de financiación para sufragar las ayudas puestas en marcha para combatir la crisis y las facilidades otorgadas por los bancos centrales inundaron el mercado de papel.

Aunque el descenso en las cuantías emitidas ha sido generalizado, el mayor retroceso se da en el segmento de la deuda corporativa. Las empresas europeas colocaron bonos por importe de 759.229 millones, un 18,76% menos que los 934.575 millones vendidos en 2020, un año récord. Estas rebajas se trasladan también al mercado español. Según apunta Jesús Sáez, responsable de mercado de capitales de Natixis en España, los emisores corporativos con grado de inversión han adjudicado 17.700 millones en 21 operaciones. El importe vendido supone una caída del 30% respecto a la cantidad emitida el año de la pandemia, un ejercicio que, como señala el experto, supuso un importante reto para levantar fondos y construir los colchones de liquidez para encarar con mayor holgura la crisis.

Francisco Chambel, jefe de mercado de capitales para Iberia de UniCredit, explica que este descenso era algo esperado. Con los colchones de liquidez rebosantes y muchas de las inversiones paradas a la espera de ver cómo evolucionan la situación macroeconómica y las cuentas de resultados, los emisores han aprovechado para refinanciarse y seguir sacando partido de los bajos tipos de interés. Chambel estima que sea ya en 2022 cuando el volumen de emisiones corporativas vuelva a crecer al calor de las operaciones corporativas. “Se espera que en 2022 las empresas relancen sus planes de inversión”, remarca.

Sáez señala que dentro de las emisiones corporativas, este año ha vuelto a jugar un papel destacado la deuda híbrida, cuyo volumen sí ha crecido. Los expertos prevén que esta tendencia al alza se mantenga en los próximos meses porque este tipo de deuda permite a las empresas proteger sus ratings a la vez que captan recursos a unos precios que continúan siendo muy atractivos.

Pese a la caída de la actividad en el mercado corporativo, algunas empresas que llevaban años sin salir al mercado también aprovecharon las buenas condiciones para emitir deuda o debutar en el mercado. El departamento de análisis de XTB destaca aquí al sector hotelero e inmobiliario. Dentro de los primeros sobresale IAG, que el pasado mes de marzo vendió 1.200 millones en deuda a cuatro y ocho años en la que fue la primera emisión desde que las agencias de calificación retiraran a su rating el grado de inversión en 2020.

Con independencia del tipo de deuda emitida, los precios se han mantenido estables. Los emisores han seguido aprovechando los bajos tipos de interés para emitir deuda nueva o acelerar las refinanciaciones y ejecutar recompras de títulos con rentabilidades mayores. Chambel señala que los diferenciales corporativos no se han movido mucho por el efecto de las compras del BCE. Su programa de compra de deuda corporativa, lanzado en 2016, alcanza ya los 307.825 millones de euros. En paralelo, el BCE activó en marzo de 2020 su plan extraordinario de compras antipandemia, por un total que ya se eleva a los 1,547 billones de euros.

Un 4% menos de emisiones bancarias

Retroceso. El volumen de deuda bancaria en euros lanzada por entidades europeas ha caído este año un 3,9%, hasta los 500.794 millones, según datos de Dealogic. Los emisores financieros españoles han adjudicado 19.500 millones a través de 26 operaciones. Aunque el volumen emitido por bancos españoles ha caído en un 11%, ha habido mayor número de operaciones en el mercado, una señal de que el volumen medio por operación se ha reducido. Jesús Sáez afirma que entre los formatos de deuda vendidos destacan los destinados a seguir construyendo los colchones de solvencia exigidos. Dentro de estos, los emisores se han mostrado especialmente activos en los formatos más subordinados (bonos contingentes convertibles y deuda Tier 2) y en menor escala la deuda sénior no preferente. Según explica Sáez, en torno al 70% del total emitido ha correspondido a formatos con los que cumplir con la regulación para crear colchones anticíclicos, mientras que las emisiones con las que simplemente captar liquidez están en claro retroceso.

Normas
Entra en El País para participar