Banca

Unicaja estima en 368 millones el coste de la reducción de plantilla por la fusión con Liberbank

La entidad calcula un impacto de 107 puntos básicos en su ratio de solvencia de máxima calidad

Manuel Menéndez Menéndez, consejero delegado de Unicaja Banco.
Manuel Menéndez Menéndez, consejero delegado de Unicaja Banco.

Unicaja ha cuantificado el coste que le supondrá la salida, casi todos voluntarios, de los 1.513 empleados que quieran acogerse al Expediente de Regulación de Empleo (ERE) acordado con los sindicatos el pasado viernes, y que supondrá que el 16% de la plantilla abandonará la entidad tras la fusión con Liberbank.Así, el gasto estimado de este proceso asciende a 368 millones de euros antes de impuestos, lo que supondrán un impacto de 107 puntos básicos en el ratio de solvencia de máxima calidad (CET1 fully-loaded) a 30 de septiembre de 2021, según comunicó ayer a la CNMV.

La entidad explica que el impacto será cubierto con cargo a gastos de reestructuración al cierre del presente ejercicio y recuerda que el acuerdo permitirá unos ahorros estimados de 97 millones de euros anuales antes de impuestos una vez completado el plan. “Todo ello en línea con las previsiones comunicadas al anunciar la operación de fusión”, subraya al supervisor.

UNICAJA BANCO 0,88 0,17%

El acuerdo alcanzado con los sindicatos prevé que el colectivo de empleados de 63 años que quieran dejar la entidad perciban 20 días de salario por año de servicio con tope de 12 mensualidades; de 54-62 años, el 65% del salario bruto; de 50-53 años, el 65% limitado a 7 anualidades y los menores de 50 años 40 días de salario bruto fijo por año con tope de 36 mensualidades.

La entidad que preside Manuel Azuaga ahora tiene solo pendiente la presentación de su plan estratégico, presentación que inicialmente está prevista para el próximo 10 de diciembre. Este plan pondrá el broche al cierre por completo del proceso de fusión, y con él se espera que las tensiones existentes en el seno del banco se vayan diluyendo. Lo mismo sucede con las tensiones políticas y en la plantilla mientras se negociaba el ERE.

Varias fuentes financieras aseguran que no toda la cúpula de Unicaja había terminado de digerir la absorción de Liberbank, razón por la que se había producido un mar de fondo que había trascendido fuera del banco, e incluso el Banco de España había tenido que pedir orden.

Los rumores, parece que intencionados, sobre un posible cambio de sede de Unicaja de Málaga (sede de Unicaja) a Madrid (sede de Liberbank) fue el detonante principal que hizo que las tensiones en el banco transcendieran a niveles políticos.

Algunos destacados accionistas de esta entidad cotizada, entre ellos varios fondos de inversión, también han mostrado su preocupación con llamadas a la dirección pidiendo explicaciones sobre las especulaciones que se comentan sobre el banco.

Unicaja también iniciará ahora el proceso de homologación de condiciones laborales. Se ha conseguido, de hecho, que la empresa se comprometa a abrir un proceso de negociación a partir del próximo año con objeto de garantizar que ningún trabajador tenga unos ingresos anuales brutos inferiores a la estructura retributiva básica de Unicaja Banco.

En lo que respecta a la movilidad geográfica y funcional, se ha pactado un proceso que se hará por fases: en primer lugar, se reubicará a los trabajadores preferentemente en un radio de 25 km y, si no fuera posible, se ofrecerá el traslado hasta los 50 km con una compensación de 0,19 euros/km y una prima de 1.500 euros.

Como alternativa al traslado, se ofrecerá la incorporación de la persona a los puestos de gestor remoto, el cual será pactado y compensado con 320 euros, mientras que como segunda opción se ofrecerá la movilidad geográfica de corta distancia con compensaciones que van de los 2.500 a los 18.000 euros.

Normas
Entra en El País para participar