Transporte

Renfe cierra la compra de Leo Express y pone a Manel Villalante como presidente

La española entra en República Checa, Eslovaquia y Polonia, y se hace con las licencias para acceder al mercado alemán

El nuevo presidente de Leo Express, Manel Villalante.
El nuevo presidente de Leo Express, Manel Villalante.

Renfe ha puesto definitivamente una pica en el centro de Europa. La española ha culminado la compra de un 50% del operador ferroviario checo Leo Express y un miembro de su alta dirección, Manel Villalante, ha sido nombrado presidente del consejo de administración.

La nueva filial de Renfe ha ampliado capital para dar entrada al accionista español. Además de Villalante, director general de Desarrollo y Estrategia de Renfe, también se sentarán en el órgano de decisión Sonia Araujo, directora general de Renfe Viajeros, y Teresa Torres, directora general Económica-Financiera de Renfe. Como vicepresidente ha sido designado Leoš Novotný, miembro de la familia fundadora y hasta ahora consejero delegado de Leo.

En el órgano también entran Sonia Araujo, directora de Renfe Viajeros, y Teresa Torres, directora Económica-Financiera de Renfe

Manel Villalante ha declarado que "la compra del 50% de Leo Express nos permitirá contar con una punta de lanza en Centroeuropa, mercado muy interesante y que coincide con los planes de expansión de la compañía en servicios públicos y comerciales en el conjunto de la UE. Leo Express es dinámica y con posibilidades de crecimiento".

Esta inversión, valorada en unos 7 millones de euros, se enmarca en el proceso de internacionalización que protagoniza Renfe y que está llevando a la operadora a geografías como Francia, Arabia Saudí, Estados Unidos y México. La entrada en la checa ofrece actividad en República Checa, Eslovaquia y Polonia, además de disponer de los recursos y licencias para acceder al mercado alemán. La compañía dependiente del Ministerio de Transportes espera que un 20% de sus ingresos vengan del exterior en 2028.

Leo Express transportó a 2,4 millones de viajeros en 2019 y sus ingresos alcanzaron los 40 millones de euros. En República Checa presta Obligaciones de Servicio Público (OSP) y en Alemania desembarcó en 2017 trabajando para FlixTrain en un servicio Open Access de larga distancia entre Berlín y Stuttgart. Antes de la pandemia, la transportista también gestionó servicios por carretera en República Checa, Eslovaquia, Austria, Polonia y Ucrania.

Uno de los trenes de Leo Express.
Uno de los trenes de Leo Express.

El radar de Renfe se ha fijado en próximas licitaciones de OSP en los países en que está implantada Leo; la adquisición de referencias ayudará a participar en esos procesos.

Renfe contrató en diciembre de 2020 los servicios de PwC para analizar oportunidades de crecimiento inorgánico fuera de España. Y, entre otros trabajos, la consultora realizó la due dilligence de Leo Express. La operación de compra fue autorizada por el Ministerio de Hacienda el pasado verano.

Normas
Entra en El País para participar