Gobierno y Nissan presentan una nueva oferta a GWM para que invierta en la planta de coches de Barcelona

La comisión de reindustrialización de la factoría realiza una contrapropuesta que contempla una mayor inversión pública y una reducción del alquiler del solar de Zona Franca

Entrada de la planta de Nissan en la Zona Franca de Barcelona.
Entrada de la planta de Nissan en la Zona Franca de Barcelona. EFE

La comisión de reindustrialización de Nissan ha presentado este martes una contrapropuesta a Great Wall Motors (GWM), la automotriz china que se ha mostrado interesada en invertir en la planta que Nissan abandonará a final de año en Zona Franca (Barcelona). Dicha propuesta, según informa Efe, eleva las ayudas públicas y mejora las condiciones de traspaso de los activos y del alquiler del terreno en un último intento por mantener la inversión del gigante asiático.

La nueva oferta, acordada por las administraciones públicas y la dirección de Nissan, se ha presentado ya a GWM y de su aceptación dependerá que se acabe materializando el proyecto que hasta ahora se consideraba preferente para dar otro uso industrial a las instalaciones de Nissan.

Fuentes de la comisión de reindustrialización han explicado que la contrapropuesta contempla más ayudas públicas de las previstas inicialmente (que eran de unos cien millones de euros) y una reducción del alquiler del solar de Zona Franca donde está ubicada la planta de Barcelona, la más grande de las tres que tiene Nissan.

Además, incluye una mejora de las condiciones para hacerse con los activos industriales, después de que GWM considerara desproporcionada la oferta inicial por ellos, y un compromiso del comité de empresa para negociar la parte relativa a la incorporación de la plantilla.

Tras realizar una auditoría de las plantas de Nissan en Barcelona, el fabricante chino cuestionó hace poco más de una semana la viabilidad del proyecto que había presentado y reclamó al Gobierno y a la Generalitat más ayudas de las comprometidas.

Entre otras razones para cuestionar su inversión, la firma china argumentó que la fábrica de Zona Franca podía ser insuficiente para materializar su proyecto para Europa ya que lo había replanteado y busca ahora un emplazamiento para producir 300.000 vehículos al año, el doble de los previstos inicialmente.

Las mismas fuentes han apuntado que se está a la espera de una reunión por videoconferencia entre los representantes de la comisión y GWM "al más alto nivel posible" para conocer su respuesta a la última contrapropuesta, y que se podría celebrar entre este martes y miércoles. Precisamente este miércoles, se reunirán los sindicatos y la comisión de reindustrialización para analizar la situación. Los representantes de los trabajadores quieren certezas sobre si finalmente será GWM quien aterrizará en Zona Franca o, si por el contrario, hay que analizar otras alternativas.

Normas
Entra en El País para participar