Hacia dónde va la industria de gestión de activos en 2022

La inversión sostenible, la economía china, el hidrógeno o las criptomonedas son algunas de los puntos de interés del nuevo ejercicio

Nos acercamos a la recta final del año, momento para revisar los lanzamientos de ETF de este año y extraer algunas conclusiones sobre hacia dónde van las tendencias y dónde están poniendo el foco las gestoras. Sin duda 2020 fue un año positivo para los fondos temáticos, en especial para aquellos relacionados con la disrupción y la tecnología. Sin embargo, 2021 nos trae un panorama totalmente diferente.

Tras brillar con fuerza durante el año pasado, las inversiones más próximas a la tecnología están moderando su crecimiento en este ciclo pospandémico. Las redes sociales, videojuegos o comercio online no se están viendo nada beneficiados por la vuelta a la normalidad. La industria financiera debe adaptarse a estos cambios e identificar dónde puede estar el interés de los inversores en los próximos años. Y esto es lo que nos dicen los lanzamientos de ETF de renta variable domiciliados en Europa en 2021 sobre dónde está la demanda, fruto de esos cambios sociales y generacionales.

De los algo más de 100 vehículos lanzados este año existe una clara tendencia: la inversión responsable. En torno al 57% de los lanzamientos de 2021 llevan en su denominación alguna de estas palabras: ESG, SRI, sustainable, low carbon o Climate Paris Aligned.

No es algo que sorprenda. Tras el hito de marzo de 2021 con la implementación de la SFDR, la interpretación del mercado es que si tus fondos no pertenecen a alguno de los artículos con características u objetivos de inversión responsable (8 o 9) vas a tener problemas de distribución.

¿Es la inversión sostenible una temática o un estilo de inversión? Difícil posicionarse. Aunque es cierto que muchas de las compañías que se encuentran bajo estos vehículos son empresas tradicionales en sectores tradicionales, no es menos cierto que se está produciendo una transformación de cara a capturar el beneficio futuro que solo lograrán aquellos que se posicionen con ventajas competitivas en este ámbito.

En cualquier caso, no existen dudas sobre algunas inversiones temáticas que sí son sostenibles por sí mismas, como tratamiento de aguas, alimentación sostenible o energías renovables. Lo mismo sucede con los fondos alineados con los objetivos climáticos del Acuerdo de París, que buscan objetivos concretos de descarbonización. Todos ellos lanzamientos muy prolíficos en 2021.

Al margen de la sostenibilidad, existen otras tres grandes tendencias entre los lanzamientos de 2021. El caso de China sigue siendo una de las áreas más atractivas para la inversión. Si piensas en crecimiento, piensas en China. Y eso atrae el interés inversor. Por eso algunas grandes gestoras se han puesto manos a la obra con la configuración de sus gamas y dejan cada vez más espacio a China, en especial a sus gigantes tecnológicos. El país busca ser el referente tanto en inteligencia artificial como en biotecnología, además de otras áreas tecnológicas, lo que explica el incremento de ETF especializados en esta tendencia.

Más allá de los nuevos ETF sobre China y ESG o descarbonización, el lanzamiento de productos temáticos no ha sido tan prolífico como venía siendo. Sin embargo, sí podemos destacar actividades relacionadas con el futuro cercano muy interesantes como son semiconductores, ciberseguridad, energías limpias y actividades digitales, como medios de pago.

En este apartado relacionado con el futuro cercano existe un claro vencedor en cuanto a lanzamientos y captaciones: los ETF que invierten en compañías beneficiadas por el hidrógeno como futura fuente de energía. Sirva de ejemplo que uno de estos vehículos lanzados en febrero de 2021 cuenta ya con un patrimonio bajo gestión de 475 millones de dólares al cierre de septiembre.

El hidrógeno está siendo uno de los temas más recurrentes este año, ha suscitado muchos comentarios y se ha abierto debate (creyentes y no creyentes) sobre la fase de la tecnología en que estamos y qué porcentaje del beneficio de las compañías en las que invierten estos vehículos proviene de su desarrollo y explotación comercial.

Las criptos es otro activo muy presente. Si hablamos de polémica e impacto social, es una temática de la que todo el mundo habla. Y como decía más arriba, el sector financiero anticipa y fabrica productos para cubrir la demanda. Aunque los reguladores están encima de la materia, y es un área especialmente delicada ya que su propia índole se define por su complejidad, se han producido 21 lanzamientos que invierten en esta clase de activos. Hay productos notables sobre bitcóins y ethereum o incluso criptomonedas menos conocidas como litecóin y polkadot.

En definitiva, 2021 se podría resumir como un año en el que los lanzamientos de ETF se han caracterizado por mucha sostenibilidad. En un mundo que cambia y se adapta a la regulación tanto social como ambiental, las miradas están puestas en temáticas que reflejan la búsqueda de crecimiento y oportunidades de inversión a futuro.

¿Qué esperar en megatendencias a corto y largo plazo? Las encuestas realizadas entre inversores publicadas a lo largo de este año siguen mostrando el interés por la inversión temática. Esas mismas consultas podrían anticipar los futuros lanzamientos a corto plazo, dado el interés mostrado por tendencias como la escasez de recursos naturales, las alternativas a materias primas tradicionales, infraestructuras inteligentes o la transformación digital de las economías. Todas ellas líneas en las que podríamos ver más actividad en 2022.

Y para aquellos con mayores inquietudes tecnológicas, que piensan en la próxima década, la siguiente era de la robótica (mayor agilidad, velocidad y eficiencia) o la computación cuántica son áreas a las que ya se están destinando muchos recursos.

Sergio Ríos es Gestor de Imantia Futuro