Powell es la mejor persona para el peor trabajo de las finanzas

Si la Fed se apresura a subir los tipos, podría frenar el empleo; si lo retrasa, los precios podrían seguir subiendo

Jerome Powell, presidente de la Fed.
Jerome Powell, presidente de la Fed. reuters

La renominación de Powell como presidente de la Reserva Federal le pone ante una tarea ingrata. Si se apresura a subir los tipos, como sugieren las métricas tradicionales de la inflación, podría interrumpir la creación de empleo, en contra de su palabra. Si se mueve con demasiada lentitud, los precios podrían seguir subiendo. El único consuelo es que, ante este trabajo poco envidiable, Powell sigue siendo la apuesta más segura.

El mayor enigma de la Fed es qué hacer con la inflación, un enemigo de los bancos centrales que lleva mucho tiempo ausente y que ha revivido gracias a la pandemia de Covid-19. El índice de precios al consumo aumentó un 6,2% en octubre en términos interanuales, el mayor salto desde 1990. Los cuellos de botella en la cadena de suministro debidos al Covid-19, junto con el aumento de la demanda de bienes, han creado desequilibrios económicos.

Powell ha dicho que será paciente en cuanto a las subidas de tipos, y el nombramiento de Lael Brainard como vicepresidenta sugiere que la Fed se mantendrá en esa línea. Ambos quieren dar más tiempo al mercado laboral para que las mujeres y las minorías se beneficien. La tasa de desempleo bajó al 4,6% en octubre, pero la tasa de participación laboral de los trabajadores negros y de los que buscan empleo cayó desde septiembre en 0,2 puntos porcentuales, hasta el 61,1%.

Estos grupos, sin embargo, están en la punta de lanza de cualquier curso que tome la Fed. Si los tipos casi nulos provocan un aumento de los precios al consumo, las poblaciones más vulnerables serán las más afectadas. También es probable que la desigualdad aumente a medida que lo hagan los precios de los activos. Sin embargo, si los empresarios responden a la subida de los tipos frenando el ritmo de contratación, muchos estadounidenses que no trabajan no tendrán la oportunidad de entrar en el mercado laboral.

Para empeorar las cosas, la pandemia también ha estimulado un comportamiento económico inusual. Las prestaciones de desempleo adicionales expiraron en septiembre. Sin embargo, ese mismo mes, una cifra récord de 4,4 millones de personas renunciaron a sus empleos. El índice de confianza del consumidor de Michigan cayó en noviembre a su nivel más bajo desde 2011, pero las ventas minoristas aumentaron más del 16% en octubre en términos interanuales.

En un territorio tan desconocido, Powell es al menos la mejor persona para el puesto, suponiendo que el Senado esté dispuesto a confirmarlo. Ya ha dirigido la enérgica respuesta de la Fed a la pandemia y es sincero sobre la falibilidad de las hipótesis de los bancos centrales. La subida del índice S&P 500 el lunes refleja que Powell es al menos una cantidad conocida, en una economía donde las cantidades conocidas son difíciles de conseguir.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías