La distribución prevé recuperar volúmenes en un Black Friday sin rebajas agresivas

El alza en los costes logísticos condiciona los descuentos

Establecimiento con ofertas por el Black Friday, en una imagen de archivo.
Establecimiento con ofertas por el Black Friday, en una imagen de archivo. Getty

La distribución española ha arrancado una de las fachas señaladas en rojo en el calendario. La campaña de Black Friday de este año parte con optimismo entre los comercios que esperan recuperar volúmenes de ventas hasta cerca del nivel prepandemia en una edición en la que no habrá rebajas agresivas de forma generalizada.

Después de un Black Friday de 2020 que se vio condicionado por las restricciones a la afluencia de tiendas físicas, las perspectivas de Anged, la patronal de la gran distribución que engloba a El Corte Inglés, Ikea o Carrefour, entre otros, son buenas. Y es que, además de haber recuperado la normalidad en las tiendas físicas la tendencia de los últimos meses es positiva: en los primeros nueve meses del año, el consumo repuntó un 4,1% y la evolución de las ventas hasta septiembre muestra una recuperación del 6,9%.

Además, según un informe de EY, el 65% de los consumidores españoles acudirá este año a la tradicional ventana de compras previa a Navidad, pese a las empresas frenarán la política de rebajas agresivas que habían acompañado a la campaña de Black Friday en años anteriores.
Con el precio de la luz disparado y el alza en los costes del transporte de mercancías el margen que obtienen las empresas se reduce al mínimo sobre todo en los segmentos más afectados por la crisis.

“Este año muchos comerciantes no se unirán al Black Friday y las rebajas del 60% no van a ser la tónica habitual”, explica a CincoDías Eduardo Zamácola, presidente de la patronal del comercio textil Acotex. “Ha habido un incremento de los costes muy importante que es difícil trasladar al precio del producto. Aun así, con esta situación prevemos un crecimiento del 10% de las ventas respecto al año anterior”, anticipa.

Por otro lado, el sector descarta problemas de desabastecimiento gracias a la anticipación de las empresas para abastecerse antes de la campaña de Navidad. “Si bien se pueden dar incidencias puntuales en algunos productos, éstas no serán relevantes y no se esperan ni mucho menos el desabastecimiento”, apunta Javier Millán-Astray, vicepresidente ejecutivo de Anged.

Rechazo al Black Friday

Por su parte el pequeño comercio, que viene rechazando la campaña de descuentos en noviembre, contará con poca participación en las promociones del Black Friday. Y es que, según detalla Julián Díaz, secretario general de la Confederación Española de Comercio (CEC) a raíz de las rebajas del Black Friday, la tradicional época de rebajas en enero queda diluida al igual que el margen de los comercios en noviembre y diciembre, justo antes de Navidad, cuando se juegan buena parte de la facturación anual.

“Hacer descuentos agresivos se antoja harto complicado porque la normalidad tras la pandemia todavía no se ha producido. Esta campaña previa a Navidad puede ser positiva en la medida que el precio no sea un factor determinante para cerrar una venta”, valora. En ese sentido, para este año la patronal cifra por debajo del 40% la adhesión del pequeño comercio al Black Friday.

Normas
Entra en El País para participar