Los movimientos corporativos resisten a la pandemia

Las operaciones crecen en infraestructuras y en renovables

Para 2022 se prevé un aumento de la inversión extranjera

Fusiones y adquisiciones Pulsar sobre el gráfico para ampliar

A pesar de la pandemia, la actividad de fusiones y adquisiciones ha mantenido un buen ritmo en España. Si bien en el primer semestre de 2020 se notó una ralentización de las operaciones, “desde la segunda mitad del año pasado hemos sido testigos de una actividad frenética”, asegura Javier Carvajal, socio de Pérez-Llorca. Sobre todo en sectores como infraestructuras y energías renovables, apunta Carvajal, donde se ha percibido “un incremento sin parangón en los últimos años” tanto en el número como en el volumen de las operaciones.

“Por otro lado, hay sectores que, quizás por razones distintas, han visto también un gran incremento de actividad, como pueden ser el hotelero, turismo y retail”, añade. Sin embargo, desde el departamento mercantil de Garrigues señalan como punto negativo el impacto que han tenido las restricciones a las inversiones extranjeras decretadas por el Gobierno al comienzo de la pandemia, “prolongando, en algunos casos durante meses, los tiempos para ejecutar una operación”.

En cualquier caso, desde Garrigues afirman que en 2021 se ha visto “un número considerable de operaciones de 1.000 millones de euros o más, con actividad en el sector energético, en particular, en lo que se refiere a la compraventa y desarrollo de proyectos de energías renovables”.

Garrigues destaca la gran cantidad de compraventas de 1.000 millones de euros o más

Ante la pregunta de qué se espera para 2022, el socio coordinador del área de mercantil de Gómez-Acebo & Pombo, Íñigo Erláiz, prevé “un mercado parecido, quizá con una reducción de operaciones de reestructuración”.

“Será interesante ver en ellas qué rol asumirá la SEPI [Sociedad Estatal de Participaciones Industriales] cuando ostente la posición de acreedor relevante como consecuencia de las operaciones de rescate y apoyo financiero promovidas por este organismo público”, abunda.

Erláiz también augura “un incremento de la inversión extranjera –es deseable que se liberalice nuevamente el marco lo antes posible– y una consolidación de las operaciones de capital privado, si bien en un mercado menos volátil, más estable y en el que, previsiblemente, se equipararán más las posiciones de comprador y vendedor, lo que tendrá su impacto en los términos y condiciones de los contratos”.

Cambios en el mercado

En cuanto al futuro a medio plazo de las actividades de fusiones y adquisiciones en España, Javier Carvajal, de Pérez-Llorca, indica que “habrá que ver el desarrollo que finalmente alcancen las SPAC [empresas con propósito especial de compra, por sus siglas en inglés] en nuestro mercado, que podrían ser un nuevo motor o contribuir al mantenimiento de la actividad de M&A en el futuro”.

Además, sostiene que “la situación con los precios de la energía y la demanda de esta parece indicar que este sector seguirá generando trabajo, aunque habrá que ver si cambios regulatorios o incertidumbres que se puedan generar por la expectativa de dichos cambios afecta a este mercado”.

Desde Garrigues señalan que “las cláusulas que regulaban los supuestos de fuerza mayor o que permiten terminar un contrato cuando ocurre un cambio sustancial adverso (conocidas como MAC, por sus siglas en inglés) cobraron un protagonismo extraordinario durante la pandemia y seguirán siendo un elemento al que las partes pondrán mucha atención”.

Normas
Entra en El País para participar