Bebidas

Las cuatro grandes cerveceras ganaron un 85% menos en el año de la pandemia

De ellas, Heineken fue la única que cerró con pérdidas, de 26 millones

Cerveceras Pulsar sobre el gráfico para ampliar

Los cuatro principales grupos cerveceros que operan en España sufrieron en sus respectivas cuentas de resultados el impacto que la pandemia tuvo en su negocio, sobre todo por la caída del negocio dirigido a la hostelería. En conjunto, Mahou, Damm, Heineken e Hijos de Rivera ganaron un 85% menos en 2020, pasando de 422 millones a apenas 62. Algo provocado por unos ingresos que mermaron en un 14%, según las cifras incluidas en las cuentas anuales de cada una de ellas, retrocediendo hasta 3.688 millones, el nivel más bajo desde 2016.

Pero el impacto no fue uniforme entre ellas. De estos cuatro grupos, tres consiguieron salvar el año en positivo, mientras que uno, Heineken, no pudo evitar las pérdidas. La filial española de la multinacional cervecera, que acaba de depositar sus cuentas en el Registro Mercantil, finalizó el ejercicio con una pérdida de 26,2 millones, frente al beneficio de 84,3 millones de 2019. El principal motivo, una caída de los ingresos del 23%, hasta 748 millones, siendo la cervecera que tuvo un retroceso mayor.

“Durante el ejercicio 2020, se ha producido un significativo impacto económico negativo asociado a la situación de pandemia del Covid-19 que ha supuesto una disminución muy relevante de ingresos, principalmente, en el canal Horeca, permaneciendo bares y restaurantes cerrados de marzo a junio”, explica la empresa en sus cuentas. Estas también reflejan cómo su matriz le inyectó 400 millones de nueva financiación a través de dos pólizas, con vencimientos en 2023 y 2025.

Pese a todo, Heineken impulsó un programa de apoyo a la hostelería, bautizado como FuerzaBar, y cuya inversión en apoyo al sector cifra en 150 millones.

Fuertes caídas

Aunque el resto de sus competidores cerraron el ejercicio 2020 con números negros, alguno estuvo cerca de incurrir en pérdidas. El caso más claro es el de Mahou San Miguel, que pasó de ganar 132,5 millones en 2019 a tener un beneficio consolidado de 341.000 euros el año pasado, una caída del 99,7%. Según el informe de gestión incluido en sus cuentas, la compañía consiguió evitar las pérdidas gracias a su “buena gestión de riesgos”. Esta, además, explica que los esfuerzos por garantizar la salud de sus trabajadores, y su “apoyo incondicional a la hostelería”, supusieron “una renuncia a la obtención de beneficios que consideramos necesaria para tener un rol activo en la reactivación económica”. Sus ingresos aguantaron en mejor medida, al caer un 10,5% hasta 1.252 millones.

Damm, el segundo fabricante por cifra de negocios, también sufrió una caída de su ganancia consolidada del 74%, también por el cierre de la hostelería, con una pérdida de ingresos del 11,5%, hasta 1.208 millones.

Unos resultados que convirtieron a Hijos de Rivera, responsable de Estrella Galicia, en el grupo cervecero que generó un mayor volumen de beneficios: 53,1 millones. Pese a que no fue ajeno a la crisis, fue el que menor caída tuvo en su rentabilidad, un 27%, y en sus ingresos, un 10% hasta 479 millones.

Normas
Entra en El País para participar