Infraestructuras

Seopan cifra en 1.200 millones el sobrecoste en la obra pública por las materias primas

Reclama una solución de emergencia para asegurar la ejecución de los proyectos financiados con los fondos europeos

El presidente de Seopan, Julián Núñez.
El presidente de Seopan, Julián Núñez.

La escalada en los precios de las materias primas se está traduciendo en un problema de primera magnitud en la ejecución de la obra pública, con precios en los materiales básicos que se han disparado un 54% en los últimos 12 meses, según ha indicado esta mañana el presidente de la asociación de constructoras Seopan, Julián Núñez.

Durante su intervención en un foro sobre movilidad organizado por El Español, este representante de la construcción ha vuelto a urgir medidas para paliar el desequilibrio financiero en los proyectos en ejecución: "Alemania, Francia o Italia ya están resolviendo este problema", ha señalado en una mesa de debate en la que también se ha sentado la secretaria general de Transportes, María José Rallo.

Núñez estima en 1.200 millones el sobrecoste en los proyectos promovidos por la totalidad de las Administraciones: "Los materiales tienen un peso del 37% en el coste total de una obra, y la cesta de materiales básicos ha subido un 54% en el último año, haciendo que la obra civil se encarezca en un 20%". Tomando como base una producción actual de 6.000 millones al año, Seopan habla de la citada desviación de 1.200 millones. "Las empresas no tienen capacidad financiera para soportar este desequilibrio, hay que resolver el problema con urgencia para poder acometer también los proyectos del plan Next Generation dentro de los plazos estipulados, hasta agosto de 2026", ha aseverado Núñez.

El principal motor de la obra pública en España, Adif, ha tenido obras paradas en las últimas semanas debido al encarecimiento de materiales como el acero, hormigón, el cobre o el aluminio. Su presidenta, Marisa Domínguez, aseguró en el Congreso de los Diputados que la situación se había encauzado.

Hacienda analiza, por propuesta de Transportes, la aplicación excepcional del mecanismo de revisión de precios que prácticamente desapareció de los contratos de obra pública con la entrada en vigor de la Ley de Desindexación de 2015.

La "revolución" del pago por uso

Desde Seopan se ha defendido esta mañana que la futura tarificación de las autovías sea tomada "como una verdadera revolución y no como un simple sistema para sufragar 2.000 millones anuales de mantenimiento". Para Julián Núñez el futuro pago por uso debería servir para ayudar a la transformación del transporte por carretera, acabar con el déficit "de 7.000 millones" en mantenimiento vial, crear una red de 5.000 puntos de recarga eléctrica y 400 electrolineras, reducir la siniestralidad, y afrontar el reto de la conectividad y digitalización de estas infraestructuras.

El presidente de la asociación de constructoras ha sido especialmente cuidadoso al pedir medidas paliativas para el sector del transporte por carretera por la vía de incentivos fiscales, mejoras en las áreas de servicio o planes renove para adecuar las flotas al reto ambiental.

La respuesta de María José Rallo también ha incluido dosis de sensibilidad hacia el influyente transporte por carretera, que en estos momentos amenaza con una huelga en los días previos a la Navidad: "La propuesta [por la tarificación de las vías de alta capacidad] no saldrá adelante si no hay consenso político, porque debe aprobarse en el Congreso, pero hay que abordar este asunto. Supongo que no se hará de una forma pacífica ni a corto plazo. Trabajamos muy en contacto con el sector del transporte".

El Ministerio de Transportes espera tener una propuesta para su debate en el primer trimestre de 2022.

Normas
Entra en El País para participar