Distribución

El Corte Inglés mejora márgenes y reduce inventarios en su camino a las ventas pre-Covid

La rentabilidad en la venta de moda es casi dos puntos superior a la que tenía en 2019

El Corte Inglés Pulsar sobre el gráfico para ampliar

Los resultados del primer semestre del año fiscal de El Corte Inglés, presentados este jueves, mostraron los avances de la compañía en su objetivo de recuperar los niveles del negocio previos a la pandemia. Una recuperación progresiva, pero todavía incompleta. En su negocio principal, el de comercio minorista, sus ventas entre marzo y agosto fueron de 5.406 millones, aún un 10% por debajo de 2019 al cierre del semestre. Eso sí, según explicó el grupo de distribución, ya crecía a superficie comparable en septiembre y octubre.

Mientras cierra el círculo de esa recuperación, el grupo que preside Marta Álvarez sí ha conseguido mejorar la rentabilidad de esas ventas. Respecto a 2020 lo ha hecho en todas las categorías de venta, y en comparación con 2019 en algunas de las principales, como la de moda, acercándose en conjunto a los niveles previos a la pandemia.

Así lo muestra el informe de resultados del primer semestre enviado a inversores. El margen bruto total de la compañía en todas sus actividades, incluyendo la agencia de viajes, se situaba al cierre de agosto en un 30,2%, 2,7 puntos porcentuales más que en 2020 y 1,3 puntos más que en 2019, aunque entonces se incluían negocios como el informático y el asegurador, no incluidos en la cifra de 2021.

Si se tiene en cuenta solo el negocio retail, el beneficio sobre ventas, también del 30,2%, está seis puntos porcentuales por encima del de 2020 y solo tres décimas por debajo de 2019, pero mejora en categorías clave. Por ejemplo, en la moda, la principal generadora de ingresos en la actividad minorista.

Esta disparó un 70% su facturación en el primer semestre hasta 1.741 millones, después de ser el segmento que más sufrió la pandemia en 2020. Aunque esa cantidad sigue estando un 25% por debajo de las ventas que generaba en 2019, estas son más rentables que entonces. Su margen bruto a 31 de agosto de este año era del 38,4%, 1,6 puntos porcentuales más que hace dos años y también superior, incluso, al 37,8% que tenía en 2018.

Otra que mejora significativamente es la categoría de productos para el hogar y electrodomésticos. Esta acumulaba unos ingresos de 676 millones en el primer semestre, apenas un 5% por debajo del nivel de 2019, aunque con un crecimiento del 10% en superficie comparable. Su margen bruto se situaba en un 39,6%, lo que supone una mejora de 1,4 puntos respecto a dos años antes.

La alimentación, la segunda categoría en facturación con 1.206 millones hasta agosto, recupera el margen que tenía en 2019, del 32,6%, después de bajar al 31,7% en el primer semestre del año pasado. El que sí ha empeorado su rentabilidad ha sido el segmento de cultura y ocio, cuyo margen se sitúa en el 22,7%, 2,6 puntos menos que en 2019.

El margen bruto es una de las variables más analizadas en el sector del comercio minorista, al medir, básicamente, la rentabilidad de las ventas que realiza un operador y, por extensión su contribución al incremento de su beneficio. Un mayor margen bruto indica, por ejemplo, un mayor nivel de venta realizada a precio completo, es decir, sin descuentos, o también un mayor control en los costes de aprovisionamiento.

En este punto, El Corte Inglés también muestra diferencias sustanciales con respecto a los niveles previos a la pandemia. A cierre del primer semestre, su gasto en aprovisionamiento de producto se situaba en 3.840 millones, un 30% menos que hace dos años. Hay que tener en cuenta que la cifra de 2019 incluía, de nuevo, las cifras de informática y seguros, pero que la mayor parte de esos costes tienen relación con el negocio retail.

Otro cambio se aprecia en la gestión del inventario. Este, que está compuesto por los productos almacenados en tiendas y centros logísticos, se contabilizaban por 1.589 millones hasta agosto, un 26% que en 2019.

“La recuperación del grupo ha sido impulsada por la estrategia omnicanal, las mejoras en la gestión del inventario y los costes operativos”, destaca el grupo en su informe semestral, destacando también una “optimización” en su cadena de suministro, con un mayor enfoque al corto plazo y una mayor adaptación a las previsiones de demanda.

Sfera y Supercor crecen, pero la red disminuye

Menos tiendas. El Corte Inglés contaba a cierre del primer semestre con un total de 473 establecimientos, cinco menos que hace dos años. En ese periodo, el grupo ha reducido el número de grandes almacenes en ocho unidades, de 90 a 82, y también de Hipercor, en este caso de 39 a 38. Sí han aumentado los establecimientos de Sfera, su cadena textil, con dos más hasta 165. También los supermercados Supercor, que han ganado dos unidades y llegan a 188.

Normas
Entra en El País para participar