Energía

Lukashenko reta a Europa: ‘¿Y si cortamos el gas natural?’

El mandatario ha amenzado a la Unión Europea, que pretende sancionarle por 'utilizar a los migrantes con fines políticos'

Alexander Lukashenko, presidente de Belarús, en una conferencia este 11 de noviembre
Alexander Lukashenko, presidente de Belarús, en una conferencia este 11 de noviembre BELTA

El presidente de Belarús, Alexander Lukashenko, ha insinuado este jueves que su país podría cortar el suministro de gas natural ruso que llega a Europa a través del gasoducto Yamal-Europa. La amenaza se ha dado como respuesta a posibles nuevas sanciones del bloque hacia la ex república soviética, por el impulso intencional de flujos migratorios hacia las fronteras comunitarias, sobre todo la de Polonia. Esta movida se suma a otras jugadas recientes del gobierno de Minsk, que también ha indicado que podría involucrar a Rusia, “una potencia nuclear”, en un posible conflicto.

"Estamos calentando Europa y todavía nos amenazan con cerrar la frontera. ¿Y si cortamos el gas natural allí? Por lo tanto, recomendaría que los líderes polacos, lituanos y otras personas sin cabeza piensen antes de hablar", afirmo Lukashenko durante una conferencia transmitida por la agencia estatal de noticias Belta.

El precio del gas en el mercado de Países Bajos, que es el referente europeo, ha aumentado hasta un 2,94% tras la amenaza. Por otras parte, el precio en el mercado alemán del gas, que es mucho más dependiente de los envíos rusos, ha subido hasta un 6,96%.

Las declaraciones de Lukashenko responden a Charles Michel, Presidente de la Comisión Europea, que este miércoles se mostró a favor de imponer sanciones a Belarús. De hecho, la Comisión Europea ha acusado al Gobierno de Lukashenko de utilizar orquestadamente a seres humanos con fines políticos: “Las fuerzas de seguridad armadas bielorrusas escoltan a grupos de inmigrantes hacia las fronteras de los estados miembros de la UE con el objetivo de forzar la entrada ilegal. Esto muestra el cinismo del régimen bielorruso que, al agitar la crisis en las fronteras exteriores de la UE, está tratando de distraer la atención de la situación en el país, donde la represión brutal y las violaciones de derechos humanos continúan e incluso empeoran.”

Un posible recorte de los envíos gasísticos a través de Belarús daría un duro golpe al sistema energético Europeo, a menos de dos meses del invierno. Los envíos de gas ruso, que desde agosto se habían mantenido al mínimo elemental para el cumplimiento de sus contratos, se incrementaron este martes tras una orden del presidente ruso Vladimir Putin, y alcanzaron el máximo de una semana el miércoles cuando el exportador estatal ruso Gazprom rellenó su almacenamiento europeo.

Según información de Eurostat, los mayores proveedores de gas de la Unión Europea en 2020 fueron Noruega, con el 24,5%, Rusia con el 23,0%, Ucrania con el 12,8% y Bielorrusia con el 10,3%. Sin embargo, la agencia afirma que si se considera que la mayor parte del gas que ingresa a la UE desde Ucrania y Bielorrusia proviene inicialmente de Rusia, este país se convierte, en la práctica, en el más grande proveedor europeo.

Normas
Entra en El País para participar