Infraestructuras

Los empresarios temen retrasos en el Corredor Mediterráneo y presionan para tenerlo en 2025

Un millar de ejecutivos defienden hoy en Madrid un decidido impulso a la infraestructura

Vicente Boluda, José Ignacio Goirigolzarri, Juan Roig y Clemente González Soler, en un acto de defensa al Corredor Mediteráneo.
Vicente Boluda, José Ignacio Goirigolzarri, Juan Roig y Clemente González Soler, en un acto de defensa al Corredor Mediteráneo.

Muy pocas o quizás ninguna infraestructura en España ha concitado tanto respaldo empresarial como lo ha hecho el Corredor Mediterráneo de ferrocarril. La presión al Gobierno para la agilización de las obras es máxima, y esta mañana corresponderá a la ministra de Transportes, Raquel Sánchez, amansar las aguas ante el desasosiego de más de un millar de representantes de empresas, esencialmente de Andalucía y todo el Levante español. Anteriores ministros de la obra pública, como José Luis Ábalos e Íñigo de la Serna, ya insistieron en que el corredor estaba en su recta final y que contaba con respaldo del Gobierno. Pero se avistan retrasos.

El movimiento #QuieroCorredor, impulsado por la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE), celebra esta mañana en Madrid un nuevo congreso, el quinto, en el que se ofrecerá información sobre el grado de avance. De esta iniciativa, cuyo objetivo es influir en la agenda política, forman parte presidentes como Juan Roig (Mercadona), José Ignacio Goirigolzarri (CaixaBank), Vicente Boluda (Boluda Corporación Marítima), Eduardo Baamonde (Cajamar), Carlos Barrasa (BP España), Antonio Arias (Vectalia), Héctor Colonques (Porcelanosa), José García Carrión (J. García Carrión), Clemente González Soler (Alibérico), Fernando Roig (Pamesa), Adolfo Utor (Baleària), Pedro López (Chocolates Valor) o José Tarradellas (Casa Tarradellas), entre otros.

Los retrasos en el tramo de Almería alertan a los defensores de la infraestructura

Los ánimos siguen caldeados. El lema del encuentro es España está perdiendo el tren, y en el número 30 del céntrico paseo de la Castellana de Madrid se aprecia desde hace días una gran lona en la que se denuncia el retraso de 25 años que acumula el desarrollo de este pasillo paralelo a la costa Mediterránea. A lo largo de 1.300 kilómetros conectará, en ancho europeo, Algeciras (Cádiz) con la frontera francesa.

En el primer examen del año al avance de los trabajos, en julio, se puso de manifiesto que se esperan retrasos especialmente en el área de Almería, con lo que la finalización podría saltar del deseado 2025 al menos hasta 2026.

Algunos puntos conflictivos desde el punto de vista técnico se encuentran en la confluencia de la plataforma de doble vía entre Valencia y Castellón; en el saturado túnel de la Serrería, y en la estación del Norte de Valencia. Otras actuaciones pendientes son el tramo Murcia-Cartagena, el bypass del Reguerón y el Almería-Granada.

Maquinaria y trabajadores en un tramo del Corredor Mediterráneo.
Maquinaria y trabajadores en un tramo del Corredor Mediterráneo.

Sí está en ejecución el segmento de vía entre Lorca y Pulpí (34 meses de obras y 200 millones de presupuesto), perteneciente a la conexión entre Murcia y Almería. Y concluyeron el pasado invierno los trabajos en el tramo de AVE Monforte del Cid-Elche-Orihuela, conectado ya con Madrid y a expensas de la entrada en Murcia con obras presupuestadas en 1.500 millones. A corto plazo vienen la implantación del ancho internacional entre Castellón y Vandellós, o los soterramientos en Murcia y en Valencia.

Más de 22.000 millones

Además de la ministra Sánchez, se espera la intervención del presidente de la Asociación Valenciana de Empresarios, Vicente Boluda; del presidente de CaixaBank, José Ignacio Goirigolzarri, y del economista Fernando Trías de Bes. También respaldarán el evento el presidente de CEOE, Antonio Garamendi, y José Luis Bonet, presidente de Cámara España.

El denominador común de las intervenciones será la necesidad de un fuerte impulso para la finalización del corredor en el plazo establecido. Para entonces, la inversión habrá superado los 22.000 millones. En anteriores eventos se ha defendido que la concepción radial de la red ferroviaria, con centro neurálgico en Madrid, debe complementarse con un desarrollo circular tanto para el transporte de viajeros como de mercancías. El presidente Boluda ha insistido en los últimos tiempos en que el Corredor Mediterráneo “es clave para la competitividad, la generación de riqueza y la creación de empleo en toda España”.

El proyecto de los Presupuestos Generales para 2022 reserva 1.529 millones de euros para el corredor

Los Presupuestos Generales del Estado en este 2021 incluyen 1.982 millones de inversión para esta infraestructura, doblándose los 975 millones consignados en 2018. Ya en el proyecto de Presupuestos para 2022, la partida para el corredor es de 1.529 millones.

Un catalizador para el PIB

Ventajas. Desde el punto de vista de la movilidad, el corredor conecta al 50% de la población española con Europa. En cuanto a su impacto económico, estudios realizados por AVE indican que haría crecer el PIB español en un 2,2%. La infraestructura incentivará el transporte de carga en ferrocarril y conectará con puertos y aeropuertos. Otras derivadas son menores costes de transporte y mayor facilidad para las exportaciones.

Asignatura pendiente. Solo un 4% de las mercancías que circulan por España lo hacen a bordo del tren, frente al 18% de la media europea. Conseguir un mayor peso del modo ferroviario es una asignatura pendiente del Gobierno, máxime ante el imperativo de rebajar las emisiones de CO2.

Barreras. Además de la notable influencia del transporte por carretera, el escaso tráfico ferroviario de carga se explica por la histórica desconexión entre los puertos y la red de Adif, así como por la existencia de una red de ancho ibérico con difícil interactuación más allá de las fronteras españolas.

Normas
Entra en El País para participar