De la Serna ensalza el Corredor Mediterráneo "frente a los que quieren romper el país"

El ministro de Fomento afirma que el pasillo ferroviario del arco Mediterráneo es el proyecto más importante de España

La infraestructura "tiene asegurada" la financiación de los 7.500 millones que restan en obras

conflicto cataluña
El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna (tercero por la izquierda), en el panel que ha clausurado el foro por el Corredor Mediterráneo celebrado esta tarde en Madrid.

La cita empresarial celebrada en Madrid en torno al Corredor Mediterráneo de ferrocarril, proyecto que afecta directamente a 20 millones de españoles y a comunidades que generan la mitad del PIB nacional, incluida la catalana, ha contrastado con las manifestaciones en Cataluña a favor de la independencia. Diálogo, vertebración y unidad han sido algunos de los términos que han jalonado intervenciones de representantes empresariales de Andalucía, Murcia, Valencia y la citada Cataluña. En todas ellas se ha respirado, si no se ha hecho explícito, el complicado momento político y social que atraviesa España. Y quien no ha dudado en referirse al desafío del Gobierno catalán ha sido el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna.

El representante del Gobierno y máximo responsable de la ejecución del Corredor que enlaza Algeciras con la frontera francesa a través de 1.300 kilómetros de recorrido ha afirmado que este proyecto “es el más importante del país en planificación o ejecución”. Y fue, incluso, más lejos al situarlo como ejemplo de unión ante quienes “han decidido poner en riesgo la unidad del país, la soberanía nacional y el marco de convivencia que nos ha otorgado los más altos estándares de bienestar, convivencia y progreso”.

De la Serna ha pedido ayuda a los empresarios para desterrar “falsos mitos y realidades paralelas” que motivan la fractura de la sociedad. Como jefe de la planificación de la obra pública se entiende que se refería a las continuas alusiones a la desatención que sufre Cataluña en materia de infraestructuras. Escuchaban su intervención altos cargos regionales como el presidente de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig, o el máximo mandatario de la Región de Murcia, Fernando López Miras.

El ministro ha aludido claramente al conflicto catalán y ha pedido que se destierren "falsos mitos y realidades paralelas" que motivan la fractura de la sociedad

El titular de Fomento cha clausurado el foro, promovido por la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE), dedicado a una infraestructura por la que deben viajar mercancías y pasajeros. Respecto al avance de las obras, ha reconocido que un tercio de las mismas, valoradas en 7.500 millones, están aún por ejecutar “sobre un presupuesto total que será de unos 22.000 millones”. Al hilo de este cálculo también ha aclarado que “la financiación de cada uno de los tramos está asegurada”, por lo que no habrá retrasos por causas económicas.

Impulso

El presidente de AVE, Vicente Boluda, ha hablado de un pasillo ferroviario “símbolo de la prosperidad de la nación”, y básico para el desarrollo del turismo y la industria. El presidente de la Cámara de Comercio de Almería, Diego Martínez Cano, y el presidente de ProAVE, Feliciano Félix, pusieron el acento en los ahorros que puede obtener el sector agrario al contar con un modo de transporte más competitivo que la carretera: “La diferencia en costes de sacar nuestras naranjas en camión o hacerlo en tren es de seis céntimos por kilo, y del arco Mediterráneo salen más de 100.000 toneladas cada semana”, explicó Félix. Martínez Cano, por su parte, cifró en 300 millones anuales los ahorros que Murcia y Almería podrían obtener en el transporte de frutas y hortalizas.

Significativa fue la intervención del presidente de la madrileña Ceim, Juan Pablo Lázaro, quien destacó el alcance del proyecto a todo el país, así como a su capacidad de competir.

Minutos antes del arranque del foro el presidente de Mercadona, Juan Roig, manifestó tener miedo por la situación catalana. Se impuso finalmente un mensaje optimista y de unión.

La asignatura pendiente

- España transporta solo un 4% de sus mercancías en ferrocarril, frente al 18% de cota que se ha alcanzado en el centro de Europa. Los empresarios pidieron que el sector público no evite la competencia y el ministro De la Serna se comprometió a revertir esta situación. También reclamó a las autoridades europeas que presionen al resto de países afectados por el paso del Corredor Mediterráneo en busca de una conexión eficaz.

- La exportación a África fue apuntada como una de las oportunidades más claras a medio plazo para la economía española. El presidente de la Cámara de España, José Luis Bonet, calificó el Corredor Mediterráneo de infraestr

Normas