Estrategias

Cómo protegen los gestores las inversiones del alza de la inflación

Se impone la búsqueda de las compañías con más capacidad de trasladar al cliente sus mayores costes de producción

Cómo protegen los gestores las inversiones del alza de la inflación
GettyImages

La inflación se ha convertido por méritos propios en la piedra angular de la economía y los mercados financieros. Los precios están subiendo en EE UU a un ritmo del 5,4% anual, el más alto en 13 años, y del 4,1% en la zona euro, también máximos desde 2008. Tal incremento de precios está poniendo a prueba la paciencia de los bancos centrales, que por ahora se resisten a acelerar la retirada de estímulos monetarios, en un momento en que la inflación está restando impulso a la recuperación económica. Y el alza de precios es además una amenaza para las valoraciones de los activos financieros, catapultadas tras una larga era de precios bajos y tipos de interés en mínimos.

La inflación es ya una realidad que cala en el bolsillo de los ciudadanos y que ha empezado a hacer mella en las empresas, que sufren mayores costes de producción. Con unas materias primas cada vez más caras, la opción más evidente es trasladar ese encarecimiento en la producción al precio de venta de los productos. Así, los gestores analizan en estos tiempos con lupa la capacidad de las compañías de trasladar al cliente el alza de los precios, preservando así beneficios.

El escenario más compartido entre los expertos, y el que insisten en defender los bancos centrales, es que la inflación continuará subiendo en los próximos meses y decaerá en 2022. Pero ante una duración que se prolonga más de lo previsto y sin que haya certeza del momento preciso en que comenzará el descenso de precios, los gestores ya ajustan sus carteras en función de la resistencia de las compañías a unos precios al alza, con claros ganadores y perdedores.

Gonzalo Sánchez, director de inversiones de Gesconsult, explica que “hay que ser muy cuidadoso en la selección de valores y analizar qué sectores y compañías pueden trasladar mejor el alza de precios”. El sector de materias primas es el primer eslabón de la cadena: compañías mineras, petroleras y gasistas son las que se están beneficiando en primer lugar de forma obvia del alza de precios, como reflejan sus alzas en Bolsa. “El alza de precios se transmite vía materias primas. Es lo primero que te protege frente a la inflación”, explica Sánchez.

El escenario base es que la inflación cederá en 2022 pero las gestoras se preparan por si es más estructural

El sector industrial aparece como el más claro ganador del alza de la inflación y como opción recomendada por los gestores en el momento actual. La explosión de la demanda tras el parón de actividad industrial por la pandemia compensa en estas compañías los mayores costes de producción por la subida de la energía.

La banca es otro de los sectores beneficiados de un entorno de precios al alza. La presión inflacionista ha elevado la expectativa de subidas de tipos, en EE UU y también en la zona euro, e incrementado las rentabilidades de la deuda, en favor de la banca. “El aumento de las rentabilidades debería resultar beneficioso para regiones cíclicas como Europa y Japón y para sectores como el financiero y el energético. El aumento de los tipos puede ser una prueba importante para corroborar la solidez y la duración de la expansión económica, y no una señal de estanflación inminente”, asegura Álvaro Cabeza, responsable de UBS AM Iberia.

El sector de consumo –alimentación, bebidas y textil– es otro de los que está en el ojo del huracán ante el alza de precios. Aquí, trasladar el IPC al cliente final es una cuestión mucho más sensible, puesto que puede provocar el efecto adverso de retraer la demanda. Y vuelve a ser necesario el análisis compañía a compañía. En Mutuactivos han elevado en octubre su exposición “a compañías de calidad y con capacidad de trasladar al cliente las subidas de precios”, tales como el fabricante de chocolates Barry Callebaut y L’Oreal, y también han comprado Vidrala que “va a poder traspasar a su cliente final el incremento de los costes”, según explica Ignacio Dolz de Espejo, director de soluciones de inversión y producto de la gestora.

Mutuactivos ya comenzó en el primer trimestre a protegerse frente a la inflación con swaps en cartera. “Eran más bien una apuesta a que los precios iban a subir. Ahora son una protección, ante el riesgo de que la inflación sea estructural”, añade, aunque ese no sea su escenario base ni el de la gran mayoría de gestores.

Normas
Entra en El País para participar