Bebidas

Codorníu olvida la pandemia gracias al tirón exterior y el resurgir hostelero en España

Encara la Navidad tras crecer hasta un 20% desde agosto frente a niveles de 2019

Sergio Fuster, consejero delegado de Raventós Codorníu
Sergio Fuster, consejero delegado de Raventós Codorníu

La época de mayores brindis del año se acerca y Raventós Codorníu, el segundo productor mundial de cava, la encara con perspectivas optimistas. La bodeguera, propiedad de Carlyle desde 2018, ha conseguido dejar atrás el impacto de la pandemia con una recuperación acelerada en los últimos meses, y afronta la campaña navideña con la seguridad de que podrá prolongar esa tendencia positiva.

“Somos bastante optimistas, viendo las ventas de los últimos meses y cómo el mundo va recuperando la normalidad”, explica el consejero delegado de la compañía, Sergio Fuster, en conversación con CincoDías.

Codorníu, que acaba de lanzar una estrategia para que la mitad de su producción proceda de uva ecológica en 2024, viene registrando crecimientos de hasta un 40% respecto al año pasado entre agosto y octubre, como describe el ejecutivo, situándose incluso en niveles de hasta el 20% por encima de las ventas previas a la pandemia.

“Entre enero y junio ya vimos mucha recuperación. En el último trimestre del pasado ejercicio [Codorníu cierra su año fiscal el 30 de junio] ya estábamos creciendo en torno a un 50% sobre el de 2020, que fue el de inicio de la pandemia, y casi en niveles pre-covid”, analiza Fuster. “Después la situación incluso ha mejorado. Estamos viendo una recuperación importante por los mercados internacionales y la recuperación de la hostelería en España”, añade.

De ahí el optimismo para Navidad, aunque el ejecutivo explica que las ventas ya no dependen tanto de estas fechas. “Se ha desestacionalizado mucho. Los mercados internacionales anticipan mucho las compras, ya no se vende todo en diciembre”, explica Fuster. Este descarta subidas de precio para la campaña, en medio de la crisis logística y de materias primas a nivel mundial.
“Lo sentimos en energía, vidrio, cartón, corcho... Curiosamente, en casi todo menos en la uva, nuestra materia prima principal”, dice el ejecutivo. Este añade: “No prevemos subir precios de cara a Navidad. Lo que vendemos hoy está en las cavas desde hace tiempo. Las circunstancias actuales sí podrá afectar a los próximos meses”.

La internacionalización es base no solo en el presente de la compañía, sino sobre todo en su futuro. En la actualidad, la exportación ya supone la mitad de las ventas. “Antes de la pandemia era un tercio”, afirma Fuster. “Hay un esfuerzo importante en este sentido, en un entorno donde también estamos creciendo en España”.

El ejecutivo explica que el grupo ha ganado dos puntos de cuota de mercado mundial en el último año, y que ese crecimiento sigue siendo la prioridad absoluta. “Tenemos muchísimo recorrido en grandes mercados internacionales, tanto en Norteamérica, como en Asia y Europa. Todavía es muy pronto para todo el potencial que tiene Codorníu”.

Respecto a la permanencia futura de su principal accionista, el ejecutivo prefiere no hacer predicciones. “Tanto Carlyle como todo el equipo de gestión estamos orgullosos de estar en unos niveles superiores a los de antes de la pandemia”.

Hostelería y digital, palancas de futuro

Estrategia. Además del negocio internacional, la hostelería y la digitalización son las otras dos palancas de crecimiento de Raventós Codorníu. Respecto a la primera, Sergio Fuster indica que “tenemos mucha oportunidad para ganar cuota de mercado”, aunque ya está experimentando “una buenísima recuperación” en el canal. El desarrollo de la venta digital, “que venimos doblando”, será otra apuesta.

Rentabilidad. El consejero delegado de la compañía no anticipa los resultados de cierre del ejercicio 2020-2021, finalizado en junio. Sí explica que “las expectativas son significativamente mejores” a las del anterior, en el que cerró con un resultado operativo de 1,4 millones. Entonces Unideco, la matriz del grupo, redujo un 8% sus ventas hasta 180 millones y se apuntó una pérdida neta de 11,5 millones.

Normas
Entra en El País para participar