Los ahorradores españoles se desmelenan

El 51% acepta tener en su cartera de activos una parte de Bolsa, frente al 38% de hace seis años

Ángel Martínez-Aldama, presidente de Inverco.
Ángel Martínez-Aldama, presidente de Inverco.

Los ahorradores españoles son amarrateguis, les cuesta asumir riesgos. En todos los estudios comparados, aparecen como uno de los colectivos que menos peso le da la Bolsa y a otros activos de riesgo en sus carteras de inversiones. Pero algo está cambiando.

De acuerdo con el último estudio elaborado por el Observatorio Inverco (controlado por la asociación española de gestoras de fondos), el 51% de los ahorradores encuestados asegura tener en cartera activos de riesgo, frente al 49% que mantiene carteras conservadoras, compuestas fundamentalmente por bonos.

Hace tan solo seis años, esta misma encuesta observaba que el 62% de los ahorradores optaba por carteras conservadoras.

Ángel Martínez-Aldama, presidente de Inverco, explica que el factor que más ha influido en este cambio es el prolongado periodo de bajos tipos de interés, que ha hecho que los productos más conservadores apenas den rentabilidad. "En cualquier caso, pensamos que es un dato positivo, y que nos acerca a los estándares de otros países de nuestro entorno".

El perfil de riesgo de los inversores tiene mucho que ver con la edad. Solo el 35% de los pocos veinteañeros que tienen capacidad de ahorrar, aseguran tener una cartera conservadora, mientras que en los mayores de 70 años este porcentaje se dispara hasta el 62%.

Aunque resulte paradójico, la menor aversión al riesgo en los ahorradores españoles se ha producido al mismo tiempo que ha seguido creciendo la contratación de depósitos, que por primera vez ha superado el billón de euros. "Creemos que en el caso de este producto está muy condicionado por la pandemia. La gente que ha podido, ha ahorrado más, porque en 2020 tuvo menos gastos, y parte de ese dinero se ha ido a depósitos", apunta Ana Martín de Santa Olalla, directora de desarrollo de negocio de CaixaBank Asset Management. "Creo que el aumento del dinero en depósitos no es incompatible con la imparable tendencia de crecimiento de la inversión a través de fondos, en todas las generaciones".


La oficina pierde protagonismo

La encuesta del Observatorio Inverco, realizada a través de 1.400 entrevistas telefónicas, también pregunta a los ahorradores dónde se informan y contratan los productos de ahorro. En este ámbito, la oficina bancaria sigue reinando, pero ha perdido mucho protagonismo.

Así, el 60% de los encuestados asegura que acude a la sucursal a contratar los productos financieros. En 2017 era el 74%. Juan Manuel Mier, experto en pensiones de BBVA, explica que la pandemia ha acelerado la tendencia. "Muchos clientes se han ido acostumbrando a contratar productos a través de su asesor telefónico o la página web o la aplicación del banco", apunta.

En la encuesta ser revela que estos dos últimos canales acaparan ya el 31% de la contratación de productos de ahorro, cuando en 2017 era solo el 17%.

 Mier considera que la tendencia hacia una mayor atención telefónica pone de relieve que es un canal que está funcionando bien, "y en el que la cercanía con el cliente y el factor humano es muy importante".

 

Normas
Entra en El País para participar