Los economistas rebajan al 5% el alza del PIB y alertan de que podría quedar en nada por la inflación

El CGE recorta en ocho décimas el crecimiento previsto para el año 2021

Mantiene una subida de la economía del 6% en 2022

Planta de Mercedes-Benz en España.
Planta de Mercedes-Benz en España. GETTY

Las altas tasas de inflación, junto a las perspectivas de que no se consigan corregir en el corto plazo, podrían provocar que el crecimiento del PIB en términos reales que se estima para 2021 fuese "inexistente", según ha advertido este martes el Consejo General de Economistas (CGE) en su Observatorio Financiero. La razón, explican los expertos, se encuentra en una sustancial rebaja de las estimaciones de crecimiento de la economía española, que podría quedar reducida a la nada al ser corregida por la continuada escalada de los precios.

Los economistas estiman que el PIB aumente en 2021 en torno al 5%, ocho décimas menos que lo previsto hace unas semanas, cuando el Instituto Nacional de Estadística (INE) rebajó el crecimiento trimestral e interanual del segundo trimestre en 1,7 y 2,3 puntos, respectivamente. Entonces, el CGE enfrió el avance para 2021 desde el 6,3% al 5,8%.

Este alza del 5% para 2021, recuerdan desde el consejo, también obedece al incremento estimado del 2% durante el tercer trimestre publicado la semana pasada por el INE, una cifra notablemente inferior al 3% previsto.

Con esta nueva revisión a la baja, los economistas ponen en entredicho las perspectivas del Gobierno central, que por ahora mantiene que la economía crecerá un 6,5% en 2021. "En los Presupuestos presentados por el Gobierno para 2022 no se está corrigiendo la previsible desviación entre la estimación de crecimiento del PIB del Gobierno (6,5%) y la estimación calculada a partir del crecimiento de los tres primeros trimestres, desviación que podría estar entre 1,5 y 2 puntos, y, por tanto, producir un desfase entre los ingresos y gastos previstos", alertan los economistas.

Para 2022, el consejo mantiene su estimación de crecimiento hasta el 6%, por la normalización de la actividad, la estabilización de los precios y, sobre todo, por el efecto de la aplicación de las ayudas europeas. No obstante, han alertado de que hay una cierta preocupación por la efectividad para hacer realidad un porcentaje aceptable de las mismas. Con todo, las proyecciones de los economistas para el ejercicio próximo están un punto por debajo de las del Ejecutivo, que mantiene la idea de que la economía repuntará un 7%.

Una inflación "preocupante"

La tendencia alcista de la inflación, dicen los economistas, "es preocupante". Según el indicador adelantado del IPC de octubre publicado por el INE, los precios se han incrementado un 2% respecto al mes de septiembre y la tasa de variación anual, de confirmarse el avance, se sitúa en el 5,5%, un punto y medio más que en septiembre (4%).

Este crecimiento del 5,5%, recuerdan desde el CGE, supondría el nivel más alto del IPC desde septiembre de 1992 y estaría ocasionado fundamentalmente por la subida de los precios de la electricidad, "que nos está afectando más que al resto de Europa". "El ensanchamiento de nuestro diferencial con Europa, ahora de 2,1 puntos, unido a nuestra menor productividad, empeora nuestra competitividad y puede perjudicar a las exportaciones".

Los economistas prevén que los precios de la energía y las materias primas cederán en el primer semestre 2022 debido a una cierta ralentización en el crecimiento "que se puede producir por las circunstancias adversas que se dan en la actualidad" y, sobre todo, por la normalización de la demanda, "que se vio exacerbada tras los éxitos de la vacuna". Sin embargo, añaden, "consideramos que persistirá la problemática del aprovisionamiento de suministros y bloqueo de los contenedores, que pueden alargar su solución hasta principios del 2023".

"De todas formas, creemos que pesará más el primer factor y la inflación empezará a normalizarse en el próximo ejercicio", han señalado.

Deuda y empleo

En cuanto a la deuda pública, los economistas estiman que en los siguientes meses se vaya moderando debido al incremento del PIB y a la caída del gasto público para contener la crisis sanitaria. Con todo, a final de año se situaría en torno al 121% del PIB, en tanto que el déficit se prevé que se sitúe en 2021 en una horquilla de entre el 8% y el 9%.

En el apartado relativo al mercado laboral, tras los último datos positivos del empleo, los economistas han revisado a la baja la previsión de la tasa de paro, rebajándola un punto, hasta el 14,5% para final de este año, aunque con el riesgo de variar debido a la desaceleración prevista para el conjunto de la economía. Para 2022, el CGE cifra la tasa de paro en el 14%.

Normas
Entra en El País para participar