Biden se enfrenta a dejar una mayor brecha de riqueza como legado

Su plan fiscal para los ricos y su programa social se diluyen ante la oposición de dos senadores de su partido

Joe Biden, presidente de EE UU.
Joe Biden, presidente de EE UU. reuters

El aumento de la brecha de riqueza es lo contrario de lo que prometió el presidente de Estados Unidos, Joe Biden. Pero los multimillonarios, como el jefe de Tesla, Elon Musk, solo sentirán un ligero dolor por el plan fiscal demócrata, mientras el partido político también recorta el gasto en programas sociales a la mitad de lo propuesto inicialmente, hasta unos 1,8 billones de dólares. El impulso de Biden para crear una economía más justa se queda corto.

El mayor problema es que al presidente le está costando hacer llegar sus ideas a los miembros de su propio partido. Ha dicho en repetidas ocasiones que está cansado de que los ricos no paguen su parte justa de impuestos, algo que, según él, cambiaría bajo su liderazgo. Propuso duplicar el tipo de las plusvalías del capital hasta casi el 40%, lo que podría afectar a personas como Musk, que según Forbes tiene un patrimonio de unos 275.000 millones de dólares y cuya riqueza está ligada en gran medida a la propiedad de acciones y opciones de Tesla.

Debido a la oposición de dos senadores demócratas moderados, la última versión del plan de Biden presentada el jueves no toca las ganancias de capital en absoluto. La eliminación de la laguna jurídica de los “intereses transferidos”, que permite a los barones del private equity y los hedge funds pagar un impuesto menor sobre las ganancias de las inversiones que sobre los ingresos ordinarios, fue una de las primeras víctimas. En su lugar, se propone un recargo del 5% sobre los ingresos anuales superiores a 10 millones de dólares, y posiblemente un gravamen adicional para quienes ganen más de 25 millones.

Aunque la propuesta aumenta el gasto en programas sociales, como la educación preescolar gratuita para todas las familias y las ayudas para el cuidado de los niños, los demócratas podrían hacer más con su control del Congreso y la Casa Blanca. Se omitió una parte clave de la propuesta inicial de Biden, 12 semanas de baja médica y familiar remunerada. Y la decisión de ampliar Medicare, el seguro de salud para los ancianos, solo incluye la audición, no la odontología ni la visión.

No solo es una oportunidad perdida, sino que se corre el riesgo de ampliar la brecha de riqueza, antitética a la agenda de Biden. En 2020, el 20% de los que más ganan aumentó su participación en los ingresos totales, mientras que la del 20% inferior se redujo, según la Oficina del Censo de EE UU.

La Casa Blanca calcula que la sobretasa a los multimillonarios recaudaría 230.000 millones de dólares a lo largo de, posiblemente, 10 años, lo que apenas supone una mella en los 43 billones de dólares de riqueza que posee el 1% más rico, según la Reserva Federal. Racanear con los programas para los pobres mientras se protege a los multimillonarios de Estados Unidos no hará más que aumentar la brecha de riqueza.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías