Inmobiliarias

China le dice al dueño de Evergrande que pague con su propio dinero

Los gobiernos locales de China también estarían monitoreando las cuentas bancarias de la empresa para garantizar que cumpla con sus compromisos

Sede de Evergrande en Shangai
Sede de Evergrande en Shangai EFE

Las autoridades chinas le habrían pedido al multimillonario Hui Ka Yan, dueño del gigante inmobiliario en crisis Evergrande, que usara su riqueza personal para aliviar la creciente crisis de deuda de la empresa, según personas familiarizadas con el asunto. La orden de Beijing al fundador de Evergrande se habría producido después de que su empresa incumpliera la fecha límite inicial del 23 de septiembre para el pago de la deuda de un bono en dólares, afirmaron las fuentes, que pidieron no ser identificadas. Los gobiernos locales de China también estarían monitoreando las cuentas bancarias de Evergrande para garantizar que el efectivo de la empresa se utilice para completar proyectos de viviendas sin terminar y no se desvíe para pagar a los acreedores.

La solicitud de que Hui aproveche su propia fortuna para pagar la deuda de Evergrande se suma a otras señales de Beijing, que se muestra reacio a orquestar un rescate del gobierno, incluso cuando la crisis del gigante inmobiliario se extiende a otros desarrolladores y afecta el mercado inmobiliario. 

No está claro si la fortuna de Hui es lo suficientemente grande y líquida como para hacer afectar considerablemente los pasivos de Evergrande, que aumentaron a más de $ 300 mil millones en junio. El patrimonio neto de Hui se ha reducido a unos $ 7.8 mil millones desde $ 42 mil millones en su punto máximo en 2017, según estimaciones del Índice de multimillonarios de Bloomberg.

Gran parte de la riqueza conocida de Hui deriva de su participación mayoritaria en Evergrande y de los dividendos en efectivo que ha recibido de la empresa desde su cotización en 2009 en Hong Kong. Hui se ha embolsado alrededor de $ 8 mil millones durante la última década gracias a los generosos pagos de Evergrande, según cálculos de Bloomberg. No se sabe cómo Hui reinvirtió esos dividendos.

Hui, que nació en la pobreza en la China rural y escapó gracias a la educación, ha adquirido muchas de las características habituales de un multimillonario. Fue el único director de una empresa que poseía una mansión de 100 millones de dólares en las colinas sobre Hong Kong, antes de dimitir recientemente, según muestran los documentos presentados. También compró un megayate de 60 metros llamado "Event", según uno de los diseñadores del barco.

La semana pasada, Evergrande sorprendió a algunos observadores de China al retirarse del borde del incumplimiento y pagar un cupón de 83,5 millones de dólares a los tenedores de bonos internacionales antes de que expirara el período de gracia el 23 de octubre. No está claro de dónde vinieron los fondos. Por otra parte, Reuters informó que Hui acordó poner su propio dinero en un proyecto residencial chino vinculado a un bono para garantizar que se complete y los tenedores de bonos reciban el pago.

La próxima prueba será el pago de una deuda en dólares que vence el 29 de octubre, cuando finaliza un período de gracia de 30 días. Posteriormente, un enorme muro de deuda con vencimiento aguarda en 2022, con unos $ 7,4 mil millones de bonos en tierra y en el extranjero.

Normas
Entra en El País para participar