La hostelería abandera la recuperación verde

Ocho municipios costeros reciben la bandera verde de Ecovidrio por su activismo en favor de la economía circular

Un camarero vierte un cubo de envases de vidrio en un contenedor de Ecovidrio.
Un camarero vierte un cubo de envases de vidrio en un contenedor de Ecovidrio.

En España existe cada vez más conciencia de la importancia de separar los envases de vidrio para su reciclaje, un material que es infinitamente reciclable. Más de siete de cada diez de estos envases se reciclan en España, lo que supone 17,8 kilos, o 61 envases, por habitante al año, según datos de Ecovidrio, la entidad sin ánimo de lucro encargada de la gestión del reciclado de residuos de envases de vidrio en España desde 1998.

La tasa de reciclaje se sitúa en el 76,8%, conforme a la estadística oficial del Ministerio de Transición Ecológica relativa a 2018. Y aunque en dos décadas se ha logrado duplicar esa tasa (desde un 31,3% en el año 2000), todavía se puede hacer mucho más, como se encarga de recordar la propia Ecovidrio con infinidad de líneas de actuación y campañas de sensibilización.

Una de esas iniciativas es el Movimiento Banderas Verdes, que se puso en marcha en 2019. “Se trata de una competición, muy sana, que tiene lugar en los meses de verano en zonas turísticas de nuestro país y que lo que pretende es reconocer el esfuerzo de la hostelería en el reciclaje del vidrio en la temporada alta de julio y agosto y reconocer también el esfuerzo en promover la recuperación verde”, señala José Manuel Núñez-Lagos, director general de Ecovidrio.

La iniciativa reconoce el esfuerzo de la hostelería en el reciclaje de vidrio

La competición se basa en una metodología de puntuación que pondera el incremento de la recogida selectiva durante julio y agosto con objetivos específicos por cada población, el número de establecimientos hosteleros que participan en la campaña y la participación de los ayuntamientos para difundir la importancia del reciclado de envases de vidrio a los ciudadanos.

El Movimiento Banderas Verdes ha contado este año con la participación de 127 localidades costeras de las cinco comunidades autónomas bañadas por el Mediterráneo, así como de más de 13.200 bares, chiringuitos y restaurantes. El secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, hizo entrega recientemente a los ocho municipios ganadores de la bandera verde de Ecovidrio: en Andalucía, Almería y Mojácar (Almería); en Cataluña, Castell­defels (Barcelona) y Torroella de Montgrí-l’Estartit (Girona); en la Comunidad Valenciana, El Campello y Calpe, ambas de Alicante; en la Región de Murcia, Cartagena, y en Islas Baleares, Sant Antoni de Portmany (Ibiza).

“El Movimiento Banderas Verdes es una de las iniciativas más reconocibles de Ecovidrio para apoyar al sector hostelero y transitar hacia una oferta más sostenible y respetuosa con los recursos”, asegura Núñez-Lagos. Este verano, la entidad ha realizado más de 15.000 visitas de información y sensibilización a los establecimientos hosteleros de las localidades participantes. Conocer sus hábitos de reciclado, vigilar los volúmenes de llenado de las zonas aledañas, instalar más de 500 contenedores a disposición de la hostelería, así como facilitar el transporte de residuos de envases de vidrio con cubos adaptados son algunas de las acciones operativas sobre el terreno.

Han participado 127 municipios y más de 13.200 establecimientos hosteleros

En relación con los ayuntamientos, Ecovidrio estudia los volúmenes de recogida selectiva de los municipios y establece retos específicos según su afluencia turística y concentración hostelera. El Ayuntamiento de Sant Antoni de Portmany, merecedor este año de la bandera verde, está muy implicado en el turismo sostenible, destaca el alcalde de la localidad, Marcos Serra. “La bandera verde para nosotros es un honor y un reconocimiento importante que muestra el trabajo realizado durante muchos años y el trabajo que se va realizando a más”, asegura.

Incremento del 60%

La localidad está viendo incrementar año a año sus cifras de reciclaje, “la tendencia es siempre alcista. Y algo que nos dio los puntos para ganar esta bandera verde fue que respecto al año pasado hubo un aumento de más del 60% en recogida de vidrio”, destaca Serra.

La población de Sant Antoni, de unos 27.000 habitantes, se triplica en verano, “y al ser un municipio turístico el sector servicios es elevado, hay muchos restaurantes, bares y hoteles. Ya desde Ecovidrio hicieron campaña yendo por todo el sector horeca para fomentar el concurso, pero nosotros también hemos implicado a más de 120 establecimientos hoteleros, que es una buena cantidad de hoteles”, remarca el alcalde de Sant Antoni.

“Sabemos que el cuidado del entorno, de la biodiversidad, es una medicina excelente, la mejor, para prevenir las pandemias y mitigar los efectos del cambio climático. Pero también para que los turistas vengan”, reflexiona Núñez-Lagos. Y en esto atribuye a la hostelería un papel fundamental “porque es una parte esencial de nuestra propuesta turística. De ahí que sea muy importante que la hostelería haga los deberes como los está haciendo y se embarque en ese proceso de transformación hacia una economía circular reutilizando envases y reciclando envases”.

Impacto positivo en el medioambiente

El reciclaje de envases de vidrio es un elemento fundamental para contribuir al desarrollo sostenible, fomentar la transición hacia la economía circular y luchar contra el cambio climático. Además, el reciclaje de envases de vidrio es una actividad que apoya el cumplimiento de la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible, concretamente, el 11, ciudades y comunidades sostenible; 12, producción y consumo responsables, y 13, acción por el clima.

Gracias al Movimiento Banderas Verdes se han recogido 31.045 toneladas de envases de vidrio, un 21% más que el año pasado, cuyo posterior reciclado ha logrado: evitar la emisión de 17.700 toneladas de CO2 (equivalente a retirar 8.000 coches de la circulación durante un año); evitar la extracción de 36.770 toneladas de materias primas (equivalente a casi cuatro veces el peso de la Torre Eiffel), y ahorrar 21.885 MWh de energía.

“Invertimos más de 20 millones al año en la recogida especial puerta a puerta para la hostelería, repartiendo medios gratuitos para facilitar el reciclaje de la hostelería, ponemos sobre el terreno cientos de personas que informan y forman a los profesionales de la hostelería. Y también ayudamos a los ayuntamientos a implantar ordenanzas municipales para garantizar la correcta recogida de vidrio”, asegura José Manuel Núñez-Lagos.

Normas
Entra en El País para participar