UPTA denuncia las diferencias fiscales entre autónomos y sociedades

La organización advierte de que las diferencias fiscales superan el 30%

diferencias fiscales

La Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA) ha denunciado que la brecha fiscal entre autónomos y sociedades supera el 30%. Según un informe elaborado por la organización, las deducciones fiscales de las que se benefician las empresas agravan el desequilibrio fiscal con respecto a los trabajadores por cuenta propia.


Para los autónomos, el tipo impositivo del IRPF se fija anualmente en función de las rentas de trabajo. Asimismo, una renta media de entre 20.000 y 30.000 euros tendrá un IRPF del 30%. En contraposición las sociedades tienen un tipo fijo máximo del 25%.


La razón de esta diferencia es que las deducciones fiscales a las que pueden acogerse los autónomos, tales como un coche, local, teléfono o suministros en general, son valores que pueden emplearse tanto en el terreno profesional como en el ámbito laboral, lo que las hace difícilmente justificables. Por este motivo, la Agencia Tributaria no permite la deducción del total de los gastos que soporta el autónomo. Sin embargo, las sociedades cuentan con una deducción de costes de hasta el 100%, advierte UPTA.


Existen algunos gastos que son especialmente difíciles de probar, así pues el coste derivado del uso del automóvil o el combustible, las reparaciones del vehículo o los tickets del parking. Se trata de actividades propias de ambos campos de acción, el laboral y el personal.


Deducciones por comida


Si un autónomo adquiere un coche y quiere deducir al 100% el vehículo, será necesario que se dedique al sector del transporte, mientras que una sociedad podrá deducirlo sin necesidad de alegar otros motivos.


La justificación de ciertos gastos como la comida también suponen una brecha entre autónomos y sociedades. Los primeros tienen que demostrar que ha sido única y exclusivamente laboral mientras que las sociedades la deducen al 100% sin problema alguno.


Según el presidente de UPTA, Eduardo Abad, es necesaria una modificación fiscal que beneficie “ a más de 1.9 millones de trabajadores por cuenta propia”. Según Abad “ es inadmisible que haya estas diferencias entre autónomos y empresas”. El presidente ha destacado que “un gobierno de izquierdas no puede mantener un sistema fiscal que únicamente está pensado para beneficiar a las sociedades”.

Normas
Entra en El País para participar