MSD tiene la sartén por el mango con los disidentes de Acceleron

Los activistas Avoro y Holocene quieren que MSD suba su oferta, pero no hay alternativas factibles

Píldora experimental contra el Covid de MSD y Ridgeback.
Píldora experimental contra el Covid de MSD y Ridgeback. via REUTERS

Los activistas que se resisten a la venta de Acceleron a MSD, por 11.500 millones de dólares, piden a los accionistas que cambien la ganancia presente por el potencial futuro.

El posible blockbuster de Acceleron es un tratamiento para la hipertensión arterial pulmonar, sotatercept. Celgene, ahora de Bristol Myers Squibb, cedió sus derechos a Acceleron en 2017 por el 20% sobre las ventas. Y Bristol Myers debe un canon del 20% a Acceleron sobre el fármaco aprobado contra la anemia Reblozyl. Las proyecciones para ambas terapias apuntan a un pico de ventas anuales de unos 5.000 millones.

Una regla dice que los fármacos cambian de manos por unas cinco veces los ingresos máximos anuales previstos. Así que los derechos de Reblozyl de Acceleron deberían de valer 5.000 millones. Si se tiene en cuenta el efectivo en el balance, el acuerdo con MSD valora el medicamento más especulativo, el sotatercept, en 5.000 millones, solo 1,4 veces la cuota de Acceleron del 80% sobre las ventas máximas. Los activistas Avoro Capital, dueño del 7% de Acceleron, y Holocene han criticado el precio por barato.

El consejo de Acceleron adoptó una visión más conservadora. Una razón es la certidumbre: Reblozyl está aprobado. Además, sus mejores años deberían de llegar en esta década; el sotatercept no hasta 2035. Si se le atribuye una probabilidad del 80% de que llegue al mercado y se descuenta el valor, digamos, ocho años atrás a una tasa del 10%, el múltiplo de ventas de 5 veces pasa a menos de 2. Eso deja a Avoro y Holocene con una brecha menor de la que quejarse. También es destacable que Bristol Myers, que posee el 11% de Acceleron, haya decidido no presentar una oferta.

Para bloquear el acuerdo, Avoro y Holocene tendrían que convencer a otros accionistas de que alguien pagará más, o esperar a que el sotatercept esté aprobado. Avoro ya rompió una fusión de farmas, pero eso es raro en el sector. Si el cierre de la operación se prolonga y el sotatercept obtiene más autorizaciones, las cosas podrían cambiar. De lo contrario, la esperanza de los activistas puede ser que MSD eleve en una suma simbólica el precio.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías