Energía

El Brent roza los 86 dólares por barril y pone rumbo a niveles de 2014

Sube un 1% y eleva las presiones inflacionistas

Brent pulsa en la foto

Después de firmar el viernes su sexta semana consecutiva al alza con ascensos superiores al 3%, este lunes el petróleo prolongó el rally, una tendencia que al cierre de los mercados europeos se invirtió y dio paso a los descensos. Pero el haber subido un 16,9% en el último mes y medio no impidió que en los primeros minutos de negociación el petróleo de referencia en Europa superara los 86 dólares por barril, máximos de octubre de 2018. Durante gran parte de la jornada los inversores empezaron a barajar la posibilidad de que el Brent se acerca a máximos de 2014, algo que sí ha conseguido este lunes el West Texas.

El alza del oro negro es vista con temor por los inversores. Además de acentuar la crisis energética de los últimos meses, contribuye a reafirmar las presiones inflacionistas y todo ello en un contexto en el que los indicadores macroeconómicos empiezan a evidenciar síntomas de desaceleración. Aunque los expertos consideran que más que más que desaceleración se trata de normalización, los mercados se encuentran muy tensionados.

Los aumentos de los precios de crudo se producen en un momento en el que la OPEP y sus aliados están encontrando problemas para bombear suficiente petróleo y cumplir con sus objetivos de producción. Este escenario no hace más que reafirmar el déficit de suministro a medida que el mundo se recupera de la pandemia de coronavirus.

Según la información recopilada por Bloomberg en septiembre el cártel y sus aliados redujeron su producción un 15% más de lo planeado en comparación con el 16% en agosto y el 9% en julio. Esto refleja las dificultades que están teniendo algunos de sus miembros para elevar la producción a los volúmenes acordados. En este grupo se encuentran Angola, Nigeria y Azerbaiyán que están sufriendo la falta de inversión y exploración.

Con la vista puesta en el corto plazo la banca de inversión se sigue mostrando alcista con los precios el crudo. Recientemente Goldman Sachs ha actualizado sus previsiones y considera que el Brent podría alcanzar los 90 dólares a finales de año, 10 dólares más que lo esperado hasta hace poco. "El actual déficit mundial de oferta coincide con un momento en el que la demanda ha aumentado con fuerza porque la recuperación tras el impacto de la variante Delta ha sido más rápido de lo esperado", señalan desde el banco estadounidense. Más optimistas se muestra el departamento de Bank of America que ve posible que el Brent alcance los 100 dólares. Los expertos creen que, llegados a este punto, el petróleo podría convertirse en un elemento desestabilizador. Por su parte, los analistas de JP Morgan ven factible que el crudo alcance los 150 dólares sin que esto se traduzca en una caída de las Bolsas.

Normas
Entra en El País para participar