Cardivais, casi 20 años fabricando batas, paños y sábanas para los quirófanos

La compañía fía su crecimiento al mercado exterior y al local

Vista de una línea de embalaje de Cardivais.
Vista de una línea de embalaje de Cardivais.

Batas, paños, sábanas, material fungible (jeringas, tubos de aspiración, drenajes, catéteres...) Cardivais, la empresa española que fabrica y comercializa desde hace casi 20 años cobertura quirúrgica de un solo uso para hospitales, perteneciente al grupo Cardiva, pone el foco en el exterior para crecer a través de Cardiva Italia, las exportaciones y su red de distribución, así como en las licitaciones locales.

La empresa acaba de realizar también un cambio generacional y desde el 1 de octubre Francisco Roca es el nuevo director gerente, tras la jubilación de su antecesor. La firma se prepara para nuevos retos después de un año intenso por la pandemia –abrió una línea de producción de batas (antes se fabricaba en su planta de China), certificadas como EPI (equipo de protección individual) y material sanitario, ante el desabastecimiento de marzo-abril de 2020; ese año vendió ocho millones–.

La empresa impulsa una nueva línea asociada a la medicina regenerativa

¿Su apuesta? “Vamos a seguir optimizando procesos, desarrollando packs para quirófanos e intervencionismo (procedimientos mínimamente invasivos como la hemodinámica o la neurorradiología), en los que también incluimos el material fungible específico en una bolsa estéril, y en el orden en el que el cliente lo solicita”, comenta Roca justo antes de visitar la planta de 17.000 metros cuadrados de la firma en el Parque Tecnológico de Andalucía en Málaga.

En marcha

Además, la compañía, popular en el sector hospitalario, investiga y desarrolla dispositivos para el área cardiovascular, y trabaja en líneas asociadas a la medicina regenerativa, apunta sin dar más detalles.

Su innovación no termina aquí. Ofrece un sistema digital de control de inventario y trazabilidad en tiempo real, Agile System, que gracias a la tecnología de radiofrecuencia informa del material consumido, permite su reposición automática, evita las caducidades y prevé posibles roturas de stock. A la fecha, cuatro hospitales lo utilizan: el Sanchinarro, el Gregorio Marañón, el Marqués de Valdecilla y el OSI Barrualde Galdakao. “Minimiza errores y ahorra costes. Hemos reducido los pedidos a uno quincenal o mensual”, asegura Roca.

Algunos componentes de los 'pack' quirúrgicos.
Algunos componentes de los 'pack' quirúrgicos.

La previsión para este año es que su facturación supere los 20 millones de euros, 9 millones menos que en 2020, un ejercicio extraordinario (los ingresos subieron un 75%) debido a la alta demanda de batas y mascarillas, otro producto que comenzaron a fabricar en España. El 28% de su producción (más de 17 millones de unidades anuales) va al exterior, a más de 40 países, principalmente a Italia, Suiza, Chile, Polonia, Bulgaria, Líbano y Kenia.

Roca confía en que el peso de los packs quirúrgicos en el total de la facturación se recupere, “ya lo está haciendo –afirma–”, tras una reducción del 23% respecto al año anterior debido al aumento de la venta de batas el año pasado. Y es que, pese al retraso de las cirugías por el Covid, la compañía no paró la producción al mantenerse la actividad en urgencias.

Cuatro hospitales utilizan ya nuestro sistema de control y trazabilidad de inventario en tiempo real, que minimiza errores y ahorra costes al evitar que un producto caduque antes de su uso

Francisco Roca, director gerente de Cardivais

En cambio, su línea de fabricación de batas, abierta el ejercicio pasado en su diáfana, impoluta y estéril instalación malagueña sí se ha paralizado por la menor demanda, la mayor oferta y competencia y los costes. “Es un trabajo manual, la fabricación no se puede automatizar al 100%, y como el componente de mano de obra es muy alto, no podemos hacer frente a otros países con un coste inferior [China o Turquía]”.

Este aumento de capacidad en la recién ampliada fábrica (2019) supuso una inversión en maquinarias de confección, soldado y esterilización de casi dos millones, y un alza de la plantilla hasta los 200 trabajadores, 163 en la actualidad, desvela Roca.

La escasez de materias primas (polietilenos, polipropilenos) y los problemas logísticos son otras dificultades a las que se enfrenta. “Los pedidos desde China se han visto perjudicados, hay menos frecuencia y es más complicado encontrar buques y contenedores para el transporte. Esperamos que vuelva a la normalidad a partir de mediados de 2022”, pronostica.

Datos clave

Planta de la empresa en el Parque Tecnológico de Andalucía (Málaga).
Planta de la empresa en el Parque Tecnológico de Andalucía (Málaga).

Clientes. El grupo privado HM Hospitales, y a nivel público, por concurso, el Servicio de Salud del Principado de Asturias (Sespa), el Servicio Cántabro de Salud, el Gregorio Marañón y el Infanta Leonor en Madrid, y el Virgen del Rocío en Sevilla. Son “los principales por facturación”, señala Francisco Roca. También, el sector dental y el veterinario.

Coverpack. Es su producto estrella. Una línea de equipos quirúrgicos que abarca todas las especialidades y aúna toda la cobertura que necesita un procedimiento, más todo el fungible específico.

Precios. El coste de sus packs depende del número de componentes que incluya, desde 25-30 euros a 150.

Sostenibilidad. La compañía usa material reciclado y que se puede reciclar en el embalaje del producto. Sin embargo, una vez utilizado, como es un componente que pasa por quirófano y hay una contaminación biológica, su tratamiento es distinto, tiene un aprovechamiento energético, explica Roca. Además, la empresa está instalando en su fábrica de Málaga una planta solar fotovoltaica para que el 100% de su consumo de energía sea renovable.

Normas
Entra en El País para participar