Transición energética

La emisión de bonos verdes y sostenibles alcanzará este año el billón de dólares

Las colocaciones ya superaron en junio todo lo lanzado en 2020

La crisis energética no altera el apetito por este tipo de deuda

La emisión de bonos verdes y sostenibles alcanzará este año el billón de dólares pulsa en la foto

La emisión de bonos verdes y sostenibles alcanzará este año un volumen récord de un billón de dólares a nivel global (865.000 millones de euros), una cuantía que refleja el enorme apetito de los inversores por este tipo de deuda. En el primer semestre de este ejercicio, el volumen de emisiones ya superó a toda la cuantía lanzada al mercado el pasado año, en que la financiación sostenible despegó de forma meteórica.

La emisión de deuda convencional, sin la etiqueta de verde, sigue siendo la mayoritaria en el mercado de capitales. Y las emisiones sostenibles previstas en este año son apenas una parte del enorme desafío de financiación que supondrá la transición energética. Pero los bonos verdes se están convirtiendo en la parte más dinámica del mercado de capitales, tal y como refleja el crecimiento esperado para este año.

Ese billón de dólares de nuevas emisiones para 2021 es la estimación que maneja Moody’s y también Bank of America e incluye además de los bonos verdes –los mayoritarios–, también a los bonos sociales, los bonos sostenibles y a los vinculados a la sostenibilidad cuyos cupones varían en función de objetivos sostenibles, los conocidos en la jerga financiera como sustainability-linked bonds (SLBs). Según los cálculos de Moody’s, la emisión de esta última categoría de bonos rondará este año los 150.000 millones de dólares sobre un total de un billón.

Los expertos destacan que el auge de la deuda verde y sostenible se está dando a lo largo y ancho del mercado de capitales, hasta el punto de que la denominada greenium –o prima por la que el precio de una emisión verde es más caro que el de una convencional– estaría condenada a desaparecer. “El greenium ha terminado por el momento. El crecimiento de las emisiones ASG (bonos verdes, sociales, de sostenibilidad y vinculados a la sostenibilidad) es tal que están reemplazando cada vez más al mercado no ASG”, apunta Paul Gurzal, responsable del departamento de Crédito de La Française. El experto apunta también a la creciente diversidad de este mercado. Así, las emisiones verdes están yendo más allá del sector de la energía o la banca –los emisores más habituales– hacia otros sectores y también hacia el sector del high yield.

Su auge es tal que amenaza con poner fin a su prima frente al bono convencional

El reciente repunte de los precios de la energía ha revelado el desafío que supondrá la transición energética, sin que haya mermado el apetito hacia los bonos verdes pese al nuevo filón de rentabilidad que presentan las energías fósiles. “Es improbable que el reciente incremento del precio de la energía altere o interrumpa las emisiones verdes y sostenibles”, defiende Rahul Ghosh, director ejecutivo Moody’s ESG Solutions.

Fuentes del mercado de capitales corroboran que “las emisiones verdes tienen en general un grado adicional de aceptación por parte de los inversores, pero no por la situación actual esta aceptación se está viendo afectada ni positiva ni negativamente”. En las últimas semanas han debutado con bonos verdes Acciona Energía y Kutxabank.

Normas
Entra en El País para participar