136 países de la OCDE acuerdan impulsar un tipo mínimo de Sociedades del 15% en 2023

La OCDE suma a Irlanda y otros cinco países al preacuerdo alcanzado en julio

España impulsará su propio tipo mínimo desde 2022

 El secretario general de la OCDE, Mathias Cormann.
El secretario general de la OCDE, Mathias Cormann.

Un total de 136 de los 140 miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) han llegado este viernes a un acuerdo histórico para impulsar definitivamente un marco internacional común que garantice la tributación de las grandes multinacionales.

El pacto, que concierne a un conjunto de economías que suman el 90% del PIB mundial, supondrá la implementación de un tipo mínimo del impuesto de Sociedades del 15% a partir de 2023 y la creación de un sistema de reparto de la recaudación de las grandes corporaciones globales entre todos los territorios en los que operan, aunque no tengan sede en ellos.

Precisamente esta semana, el Gobierno español ha aprobado un plan presupuestario para 2022 que incluye la fijación del tipo mínimo de Sociedades del 15% a partir del próximo año. El Ministerio de Hacienda ha precisado, en todo caso, que la medida podrá adaptarse a la directiva europea que aterrice el acuerdo global ahora aceptado. Este, de hecho, pasa por la eliminación de los impuestos digitales nacionales lo que acabará obligando a España a anular su tasa Google, aunque Hacienda asume que habrá que esperar para saber cuándo.

El pacto alcanzado este viernes supone un avance frente al preacuerdo ya sellado el pasado mes de julio, entre otros aspectos porque eleva en seis las jurisdicciones que se suman a la iniciativa. Las adscripciones más novedosas son las de Estonia, Hungría e Irlanda.

Este último país, había sido uno de los más combativos con la propuesta. Gracias a su baja fiscalidad, Irlanda opera como base de actuaciones para importantes multinacionales estadounidenses interesadas en operar en todo el mercado comunitario limitando su tributación en el territorio.

El país acabó aceptando el jueves una vez que de la redacción se eliminó que el tipo fuera a ser de “al menos” el 15%, para tratar de cerrar la puerta a la implantación de tipos superiores en algunas de las jurisdicciones adheridas.

Las nuevas firmas permiten elevar el ya amplio consenso alcanzado en julio, con 130 países firmantes. Restan por sumarse, de momento, cuatro países del bloque de la OCDE: Kenia, Nigeria, Pakistán y Sri Lanka.

El acuerdo sellado este viernes será entregado a los Ministros de Finanzas del G20, que se reunirán el 13 de octubre en Washignton DC y de ahí se mandará a la Cumbre de Líderes del G20 que acoge Roma a finales de mes. Se espera que a partir de ahí comiencen a desarrollarse los detalles técnicos. El consenso alcanzado este viernes supone que el marco debe quedar diseñado en 2022, cuando se aspira a sumar a los países renuentes, para entrar en vigor en 2023.

El desafío es dar una respuesta común que permita gravar los grandes negocios digitales, que escapan en buena medida a los gravámenes tradicionales sobre compañías con presencia y operativa física en los distintos países.

La mecánica del nuevo marco internacional está constituida sobre dos elementos fundamentales. El llamado Pilar 1 busca garantizar una redistribución justa de los beneficios e ingresos tributarios que generan las grandes empresas multinacionales, repartiendo la recaudación que propician entre todos los países en que actúan. Se busca gravar a las empresas con una facturación superior a los 20.000 millones de euros y una rentabilidad de más del 10%. Así, una cuarta parte de las ganancias que excedan ese 10% será repartida entre las distintas jurisdicciones. Se estima que el monto superará los 125.000 millones de euros al año.

El Pilar 2, de otra parte, es el que implica un tipo mínimo global del 15% en el impuesto de sociedades, o sus equivalentes, para empresas que ingresen más de 750 millones de euros al año, lo que generaría los 150.000 millones de dólares en ingresos adicionales al año.

"El acuerdo de hoy hará que nuestros marcos fiscales internacionales sean más justos y funcionen mejor", ha declarado el secretario general de la OCDE, Mathias Cormann. “Esta es una gran victoria para un multilateralismo eficaz y equilibrado. Se trata de un acuerdo de gran alcance que garantiza que nuestro sistema fiscal internacional sea adecuado para su propósito en una economía mundial digitalizada y globalizada. Ahora debemos trabajar rápida y diligentemente para asegurar la implementación efectiva de esta importante reforma”, agregó.

Normas
Entra en El País para participar