Construcción

Adif licita obra con revisión de precios ante la inflación en los materiales

Trabajos en vías de Adif.
Trabajos en vías de Adif.

La necesidad de asegurar concurrencia en los concursos y, al mismo tiempo, evitar problemas en la ejecución de proyectos de calado por la escalada en el precio de las materias primas, ha hecho que Adif vuelva a incluir la fórmula de la revisión de precios en algunas de sus últimas licitaciones. Y ello mientras los ministerios de Transportes y Hacienda negocian implantar un sistema para reequilibrar contratos en ejecución carentes de este mecanismo de actualización de costes.

La primera de esas licitaciones adaptadas al momento de incertidumbre actual, y con posibilidad de ser financiada por los fondos Next Generation, es la del proyecto de construcción de la playa de vías y andenes para la alta velocidad en la estación madrileña de Chamartín (207 millones de presupuesto y 60 meses de plazo de ejecución).

Otro ejemplo es el de la construcción de la plataforma para el tramo de alta velocidad entre Arroyo de Santa María y Navalmoral de la Mata, en la línea entre Madrid y Extremadura (68 millones y 36 meses de periodo de obras). Esta última licitación incluye la remodelación de la estación de la citada localidad cacereña de Navalmoral de la Mata.

La demanda de la inclusión de la revisión de precios de los materiales de construcción ha sido bandera de las patronales Seopan y Anci desde antes del verano. Algunas de las mayores referencias del sector reconocen tensiones financieras en contratos de obra pública por el encarecimiento del acero, aluminio, cobre o mezclas bituminosas.

El CEO de FCC, Pablo Colio, habló la semana pasada en un foro de infraestructuras celebrado en Madrid sobre la "situación de indefensión" de las constructoras ante una situación inesperada de inflación. Fuentes de Ferrovial también reconocen un problema de sobrecostes. Y quitó ayer algo de hierro al asunto el presidente de Sacyr, Manuel Manrique, al asegurar ante analistas e inversores que las grandes constructoras hacen compras de gran volumen y con precios acordados a largo plazo, lo que evita un fuerte quebranto en presupuestos de obra si es que la inflación remite en próximos meses.

Desde la patronal Seopan se ha achacado el salto en los precios a la alta demanda mundial por el tirón de los programas de estímulos tras la crisis del coronavirus. También influyen la reactivación de la actividad en China y el encarecimiento en los precios de transporte.

Antecedentes

Fue en 2013 cuando el entonces Ministerio de Fomento tomó la decisión de desincentivar e incluso  suprimir la revisión de precios en los contratos de obra y servicios para ajustar al máximo los costes de ejecución. Con esa decisión se dejaba a riesgo y ventura de las constructoras cualquier subida en los costes por la evolución de la economía, el encarecimiento de la energía o de las materias primas durante el periodo de ejecución de proyectos. Empresas como Adif llegaron a puntuar en sus pliegos a las constructoras que renunciaban a la citada revisión de precios.

Posteriormente, la Ley 2/2015, de desindexación de la economía, dio margen a los órganos de contratación para establecer, o no, el derecho a revisión periódica y predeterminada de precios. También pueden decidir la fórmula de revisión que deba aplicarse, atendiendo a la naturaleza de cada trabajo. De hecho, la revisión de precios en los contratos públicos dejaba de establecerse con índices generales y empezaban a hacerlo con índices específicos que reflejan los componentes de coste de cada contrato.

La misma Ley 2/2015 fija que la constructora podría tener acceso a la revisión de precios de los materiales cuando estuviera reflejado en el pliego y el contrato se encontrara con un nivel de ejecución superior al 20% y hubiesen transcurrido dos años desde la formalización del mismo.

Normas
Entra en El País para participar