Distribución

Los súper pasan de la guerra de precios a la contención por la crisis de las materias primas

La inflación hace que no trasladarla al lineal sea ahora la prioridad

Los súper pasan de la guerra de precios a la contención por la crisis de las materias primas

El sector de la distribución alimentaria en España empezó 2021 con una expectativa casi inevitable de guerra de precios, ante el impacto de la crisis del Covid-19 en la economía y en los bolsillos de los consumidores. Cadenas como Lidl o Aldi fueron de las primeras en mover ficha, y su competencia respondió con sucesivas campañas promocionales para presumir de precios bajos. Sin embargo, el sector enfila la recta final del año con un giro de 180 grados: ahora la prioridad es intentar no subirlos.

La crisis de las materias primas a nivel mundial, con una escalada de precios en productos clave para estos operadores, ha provocado este cambio de paradigma. “Más que una guerra de descuentos, ahora va a haber una guerra de contención”, explicó este viernes el director del sector retail de Kantar, Bernardo Rodilla, en una jornada organizada por la patronal Aecoc. “En el momento en el que el consumo doméstico se ha ido moderando, las grandes marcas y grandes distribuidores han luchado por recuperar el terreno perdido con la pandemia, o por defender lo ganado. Esto aceleraría presión promocional, pero en el entorno actual, con la preocupación por el coste de la luz y el incremento de los precios de las materias primas nos hace pensar en una lucha por la contención y, por tanto, en una presión sobre los márgenes de los operadores”, explicó.

Algunas materias primas sufren un acentuado repunte en el último año. Por ejemplo, el precio del trigo duro cotiza a casi el doble del valor de hace un año; el maíz en una horquilla de entre el 30% y el 50%, según los mercados; y la cebada, en el caso español, se ha encarecido entre un 36% y un 46% frente a la campaña anterior, según los datos del Ministerio de Agricultura.

Aceite de oliva

Estos también reflejan cómo el aceite de oliva se ha disparado más de un 50% en el caso del virgen extra desde el inicio de la campaña; y el virgen y el lampante, un 60%. Y el precio de referencia del azúcar en la UE volvió en agosto a los 400 euros por tonelada, el mayor nivel desde 2017 y un 6% más que un año antes. A esto hay que añadir otros productos indispensables, en este caso, para la distribución alimentaria, como el plástico o el cartón.

“Todos estos nubarrones van a llevar a que los clientes bajen un escalón en los productos que consumen, porque la situación no es favorable”, valoró el director de productos de gran consumo de Carrefour, José Domínguez Alonso, en el mismo evento.

Este apuntó que “todos” los operadores están sufriendo los recios al alza de las materias primas y las incertidumbres macroeconómicas que llegan, por ejemplo, de China. “Las políticas van a tener que ser de contención, Va a ser un eje importante y en él Carrefour va a seguir garantizando su competitividad y su posicionamiento”, explicó, aunque sin renunciar a las promociones. “Queremos trabajar junto a los fabricantes para tener esa previsión promocional, además de apoyarnos en el club Carrefour, que es una prioridad absoluta”.

Una situación que llega en un momento en el que la vacunación y la tregua que está dando el virus está elevando el gasto fuera del hogar, y por tanto, normalizando el consumo doméstico tras un 2020 extraordinario. Según los datos de Kantar, el nivel actual está un 7% por debajo del visto hace un año, aunque sigue un 6% sobre los niveles de 2019.

Los supermercados, los más beneficiados en 2020, pierden cuota en favor de los hipermercados, que recuperan terreno perdido, y del pequeño comercio especialista, gracias sobre todo a su oferta de frescos perecederos, además del canal online que alcanza una cuota del 3% en España. Gregorio Jiménez, de Kantar, avisa: cada vez vamos menos a comprar y desde 2013 se han perdido 390 millones de cestas. Y la tendencia continuará así.

Lidl, la única que gana cuota en todas las fases tras el confinamiento


Un 7%. Si hay un operador que ha salido reforzado a raíz de la pandemia, ese es Lidl. Como muestran los datos recopilados por Kantar, la cadena alemana es la única de las cinco principales del sector en España que ha ganado cuota en todas las fases de la pandemia que siguieron al confinamiento del año pasado. Lo hizo en la segunda ola, a finales de 2020; en navidad; en la primera ola de este año y ahora en la fase de vacunación. Lidl roza ya el 7% de cuota tras adelantar hace meses a Dia. Carrefour es el siguiente escalón, aunque la compra de Supersol le ha proporcionado cuota añadida superando el 9%. Por su parte, Mercadona sigue en una cómoda situación de liderazgo, aunque solo ha empezado a recuperar cuota a raíz de la vacunación.

Normas
Entra en El País para participar