Banca

Ibercaja esperará más tiempo para cotizar ante una mejora de su valor

Estima que en unos meses su valoración será mayor de 2.100 millones

La posible venta de activos también influye en la operación

Sede de Ibercaja
Sede de Ibercaja

Ibercaja volverá a debatir hoy en su consejo de administración su proyecto para salir a Bolsa, plan que retrasó al inicio de la pandemia en marzo de 2020, tras pedir al Gobierno una ampliación de los plazos para cotizar. La decisión, no obstante, será esperar unos meses más para llevar a cabo su salto al parqué, pese a que a finales de julio y en agosto la balanza se inclinaba a favor de aprovechar las ventanas que se abren entre octubre y noviembre para llevar a cabo su estreno bursátil.

El banco, así, no someterá a aprobación esta operación ante la perspectiva de esperar para lograr una mayor valoración ante las previsiones casi generalizadas de los analistas de que el sector financiero experimentará, en general, una subida en sus valoraciones tras el fin de la pandemia.

Los referentes de Ibercaja, CaixaBank y Unicaja, y sobre todo este último banco, están siendo impulsados por los analistas. Informes de bancos de inversión incluso incrementan el valor de Unicaja entre un 25% a un 30% en 2022, razón por la que Ibercaja, y principalmente su fundación, que controla el 87,8% de su capital, prefiere aprovechar también el cada vez mayor fuelle que parece tomar el sector para el próximo ejercicio.

Las últimas valoraciones que otorgaban los analistas a Ibercaja se encontraban entre los 1.000 millones de euros y los 2.100 millones, lejos de las primeras que se llevaron a cabo y que daban al banco un valor de unos 4.000 millones de euros. Ahora, su valoración se encuentra entre los 1.000 millones de euros y los 2.100 millones, tomando como referencia a CaixaBank en la parte alta de la horquilla y de Unicaja en la parte baja.

Pero ante las buenas perspectivas del sector el banco ha optado por esperar. A ello se une que espera el resultado del tanteo que está llevando a cabo Bank of America sobre una valoración de su negocio de seguros de vida. Ibercaja está revisando distintas opciones para su negocio de seguros de vida, gestión de fondos de inversión, pensiones o incluso venta de algún paquete de activos inmobiliarios, que se complementen con la salida a Bolsa y suba el valor del banco. Estas exploraciones también influyen en la fecha de salida a Bolsa de Ibercaja, que tiene hasta 2023 para cotizar, a no ser que pida una nueva ampliación del plazo al Gobierno.

Ibercaja debe salir a Bolsa como operación estratégica para que la fundación bancaria reduzca su participación en el banco por debajo del 50%, incluso del 40% (aunque esto podría suceder en una segunda fase) antes de 2023, tal y como marca la ley de cajas, tras prorrogar el Gobierno el periodo para llevar a cabo esta operación, aunque podría pedir un nuevo aplazamiento.

Normas
Entra en El País para participar