Un acuerdo MSD-Acceleron tendría efectos secundarios

Podría haber una subasta con Bristol Myers, socio de Acceleron en sus dos fármacos más atractivos

MSD es, en cierto modo, víctima de su propio éxito. Su tratamiento contra el cáncer, Keytruda, representa un porcentaje creciente y ya más de un tercio de los ingresos de la compañía farmacéutica, de 185.000 millones de dólares. El gigante está en conversaciones para adquirir Acceleron Pharma, con una capitalización de mercado de unos 11.000 millones, según el Wall Street Journal. Ello ayudaría a MSD a diversificarse con dos posibles éxitos de ventas (blockbusters). Pero ambos fármacos ya están en parte en manos de su rival Bristol Myers Squibb. Ello aumenta el riesgo de efectos secundarios de cualquier acuerdo con MSD.

Acceleron tiene un medicamento aprobado para la anemia, Reblozyl. Está creciendo rápidamente, y la empresa ha estimado que las ventas podrían alcanzar un máximo de más de 4.000 millones de dólares. Otro posible tratamiento para una enfermedad que provoca hipertensión en los pulmones y el corazón puede ser igualmente atractivo. Los analistas de Cowen creen que las ventas máximas en este caso podrían alcanzar los 4.000 millones.

Una regla general en biotecnología es que un fármaco vale cinco veces su pico de ventas. Según este criterio, los dos medicamentos de Acceleron podrían valer 40.000 millones de dólares, suponiendo que todo funcione como se espera. Sin embargo, Bristol Myers es el socio de la empresa en ambos. Suponiendo que los acuerdos a los que han llegado ambas compañías suponen un reparto equitativo de los beneficios, la parte de Acceleron podría valer 20.000 millones. Es una cifra atractiva en comparación con su valor actual, incluso después de una subida de más del 40% del precio de sus acciones en el último mes.

Sin embargo, las grandes empresas farmacéuticas como MSD, dirigida por Robert Davis, prefieren quedarse con todo el botín y no verse obligadas a negociar estrategias de comercialización de medicamentos con la competencia, como tendría que hacer con Bristol Myers si comprara Acceleron.

Tal vez sus vínculos actuales inspiren a Bristol Myers a superar la oferta de MSD. Como socio actual de Acceleron, probablemente tenga una mejor idea de las perspectivas de los dos medicamentos en cuestión. Ya posee el 12% de Acceleron, y la compra del resto le daría el control total de ambos potenciales blockbusters. Si eso ocurre, probablemente a Davis le convendría retirarse con elegancia. Si MSD se impone en una subasta disputada, probablemente habrá pagado de más.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías