Aerolíneas

Vueling negociará un ERTE de 4.000 empleados por si el Gobierno no extiende el de fuerza mayor

Llama a los sindicatos a una reunión, a la que el Sepla está dispuesto a acudir, que quedaría sin efecto si el Ejecutivo amplía su medida

Un avión de Vueling sobrevuela la torre de control de Barcelona-El Prat.
Un avión de Vueling sobrevuela la torre de control de Barcelona-El Prat.

La dirección de Vueling envió anoche una carta a los representantes de sus trabajadores anticipando la necesidad de una reunión de la mesa de trabajo en la que articular un plan para mantener ajustes temporales de empleo en los próximos meses. Sería bajo la figura del ERTE por casus económicas, técnicas, organizativas y de producción (ETOP), y afectaría a sus 4.000 efectivos. La razón: un temido nuevo bache en la demanda durante la temporada de invierno.

De momento no hay fecha para la cita, pero la intención es que se produzca la semana que viene. Se trata de tener preparado un plan B que sería activado en caso de que el Gobierno no amplíe la figura de los ERTE por fuerza mayor. Vueling especifica que los citados trabajos preparatorios quedarían aparcados si finalmente hay prórroga.

El sindicato de pilotos Sepla, a través de su delegado Antonio Fuentes, ha mostrado disposición a negociar y ha reconocido la necesidad de que exista una alternativa para salvar el empleo. En todo caso, Fuentes confía en que el Gobierno desarrolle la norma para dar mayor plazo a los ERTE por fuerza mayor. El Sepla señala que "un ERTE negociado con la parte social es clave para garantizar que la producción de Vueling se distribuye de manera equitativa entre todos los tripulantes, entre ellos 1.150 pilotos, y que el ERTE será proporcional a la actividad de la compañía".

La low cost del holding IAG se suma, de este modo, a la decisión tomada ya por Iberia y Air Europa. El presidente de la primera de ellas, Javier Sánchez-Prieto, indicó el lunes que Iberia necesita mantener en ERTE a unos 5.000 trabajadores, del 30% al 35% de su plantilla total. En el caso de Air Europa, es su matriz Globalia la que anticipó que su ERTE por causas productivas podría alcanzar a 9.000 empleados, el 60% del total, afectando a personal de la referida Air Europa, Be Live Hotel y la firma de handling Groundforce. El mensaje al Ejecutivo de estos catalizadores del sector turístico es claro.

Recuperación a tirones

Vueling cuenta con unos 4.000 empleados en España y es una de las compañías aéreas que mejor comportamiento está mostrando en este verano aún de crisis. La firma que preside Marco Sansavini no se encuentra tan afectada como Iberia y Air Europa por la lenta recuperación de los vuelos de largo radio y ha captado importante cuota de mercado desde Barcelona-El Pat tanto en operaciones domésticas como intraeuropeas. Sin embargo, todo el sector, incluidas las aerolíneas que operan el punto a punto europeo, temen una temporada de invierno dura.

Las mayores referencias españolas del transporte aéreo están metiendo presión en un momento en que el Gobierno negocia con los sindicatos una ampliación de los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) hasta el 31 de enero. Esta nueva prórroga estaría vinculada a la formación de los trabajadores en el paro.

Pero de momento no hay acuerdo y el próximo jueves vence el mecanismo por el que el Estado asume parte o al totalidad de las cotizaciones de los empleados en paro temporal a cambio de que las empresas eludan hacer despidos durante un mínimo de seis meses después de vencer el ERTE.

Para el sector turístico, llegar a final de año con este salvavidas sería un punto de apoyo en la salida de la crisis, pero fuentes de las aerolíneas ya indican que será insuficiente.

Normas
Entra en El País para participar