Tribunales

Jaime Botín paga la multa de 91,7 millones por el contrabando de un ‘picasso’ para no ir a la cárcel

El máximo accionista de bankinter fue condenado a tres años de cárcel por sacar de España ‘Cabeza de una mujer joven’

El expresidente de Bankinter Jaime Botín, actual máximo accionista del banco a través de la sociedad Cartival.
El expresidente de Bankinter Jaime Botín, actual máximo accionista del banco a través de la sociedad Cartival. EFE

Jaime Botín, máximo accionista de Bankinter con un 23,2% a través de la sociedad Cartival, que controla, ha pagado los 91,7 millones de euros de la multa a la que fue condenado, además de a tres años de prisión, por el contrabando del cuadro de Picasso Cabeza de mujer joven, según ha publicado Expansión y han confirmado a El País fuentes jurídicas implicadas en este caso.

El País asegura que abonó la multa  hace ya unos meses, "con la esperanza de que eso contribuya a evitar su ingreso en la cárcel. Sobre ello decidirá, en unas semanas, el juez de ejecución". El expresidente de Bankinter quiere ser destinado a un Centro de Inserción Social (CIS) y alega también su avanzada edad, 85 años, y su delicado estado de salud como razones ulteriores, informan las mismas fuentes.

El juzgado penal número 27 de Madrid condenó en enero del año pasado a Botín a 18 meses de cárcel, al pago de una multa de 52,4 millones y a perder la propiedad de la pintura, que ha pasado a estar en manos del Estado.

Botín adquirió el cuadro en 1977. Según explica la sentencia, el banquero se puso en contacto con la empresa Christie's, especializada en subastas de obras de arte, con el fin de vender a través de la misma dicha pintura en una subasta programada para el seis de febrero de 2013 en Londres. El personal de Christie's le informó que, dada la antigüedad de la obra debía pedir autorización al Ministerio de Cultura español para su exportación. Botín autorizó a Christie's para solicitar el permiso, y la empresa lo hizo el cinco de diciembre.

La Junta de Calificación, Valoración y Exportación de Bienes del Patrimonio Histórico, organismo dependiente del Ministerio de Cultura y Deporte encargado de valorar si una obra se puede sacar de España o no, declaró por unanimidad el 13 diciembre de 2012, y de manera cautelar, que la pieza no podía salir del país. Desde ese momento, quedó prohibida su salida de las fronteras españolas, a la espera de ser catalogado como Bien de Interés Cultural. Para justificar esta decisión la Junta alegó que “no existe una obra semejante en territorio español”.

Normas
Entra en El País para participar