El Banco de España mejora su proyección y prevé un déficit del 7,6% y una deuda del 117,9% este año

Espera un alza del 2,6% intertrimestral en verano y mejora en una décima los avances del PIB para 2021 y 2022 hasta el 6,3% y el 5,9%, respectivamente

Cree que el alza del consumo compensa el retraso en las ayudas y mejora sus previsiones

Sede del Banco de España.
Sede del Banco de España.

El Banco de España asume que la absorción de las ayudas europeas será más lenta de lo que inicialmente se esperaba, si bien confía en que el repunte del consumo, que ha dado ya un fuerte empujón al PIB en el segundo trimestre del año, permita mejorar el crecimiento inicialmente previsto para este y los próximos años.

“Revisamos al alza la previsión de crecimiento económico, básicamente por el incremento de PIB del segundo trimestre, que nos sorprendió, y que compensa la moderación de otros factores” económicos, ha explicado el director general de Economía y Estadística del Banco de España, Óscar Arce.

“Este año se van a absorber menos fondos europeos de los que veníamos previendo”, ha admitido, entre esos factores negativos, si bien confía en que la ejecución simplemente se retrase mejorando las cifras de 2022 y 2023. Otro riesgo en el horizonte es el aumento de la inflación, que cerró agosto en el 3,3%, si bien la institución confía en que “a medio plazo el IPC volverá a tasas moderadas”

“El punto de partida de esta revisión son los datos del INE: habíamos planteado crecimiento del 2,2% para el segundo trimestre, finalmente fue del 2,8%, una evolución muy positiva atribuida básicamente a la mejora del consumo. Esperábamos un 2,9% y el INE certificó un aumento superior, del 6,5%”, ha explicado Arce.

“Para el tercer trimestre esperamos un crecimiento intertrimestral ligeramente menor, del 2,7%”, ha añadido. Ante esta mejora de la situación económica, y pese al persistente grado de incertidumbre, el Banco de España desdeña ya sus peores temores y publica un único escenario central.

Este implica una mejora de una décima en el crecimiento económico de 2021, al 6,3%, y en la de 2022, al 5,9%, y de dos décimas en la de 2023, hasta el 2%. La inflación, por su parte, se situaría en el 2,1% este año, el 1,7% el próximo y el 1,3% en 2023.

Como resultado, el Banco de España ha mejorado sus estimaciones de comportamiento de las cuentas públicas españolas. En concreto, calcula que el déficit acabará el año en el 7,6% del PIB (una mejora de seis décimas), bajará el 4,3% en 2022 y al 3,5% en 2023.

En paralelo, la deuda pública acabará este ejercicio 2,2 puntos por debajo de lo estimado inicialmente, en el 117,9% del PIB, pasará al 114,3% el año próximo y se mantendrá en el mismo nivel el siguiente año.

Las ayudas europeas, sin embargo, rebajan su impacto positivo sobre las cuentas públicas desde el entorno de un punto sobre el PIB de 2021 a unas seis décimas.

Normas
Entra en El País para participar