Emprendimiento

España tiene 30 de las 1.000 startups tecnológicas más importantes de Europa, según McKinsey

Las 1.000 principales tienen un valor medio de 890 millones de euros, un 42% superior al de las compañías españolas, que se sitúa en los 513 millones. Las startups españolas reciben una financiación media un 30% menor que la media europea

Repartidores de Glovo, una de las startups más importantes de España.
Repartidores de Glovo, una de las startups más importantes de España.

España cuenta con 30 de las startups tecnológicas más importantes de Europa, según revela un informe sobre estas empresas publicado por McKinsey, que advierte que en la actualidad las startups se están creando y desarrollando a un ritmo sin precedente, consiguiendo atraer la atención de inversores, clientes y socios corporativos de todo el mundo.

El trabajo destaca cómo las startups más relevantes del Viejo Continente, entre las que se encuentran Spotify, Adyen o BioNTech, han llegado a alcanzar valoraciones de nueve, diez y hasta 11 cifras, pese a los "retos intrínsecos a los que se enfrenta Europa". También apunta que las 1.000 principales startups de Europa tienen un valor medio de 890 millones de euros, mientras que las empresas españolas dentro del ranking alcanzan un valor de tasación de 513 millones de euros, un 42% menos.

En su conjunto, estas empresas perciben una financiación que asciende a 140.000 millones de euros, aunque si se atiende a los datos que registra España, la financiación media también resulta  notablemente menor, con 117 millones de euros frente a los 164 millones que percibe una startup media en Europa. Por otro lado, el informe resalta que el promedio de personas empleadas en las startups españolas es un 12% superior al de Europa, con 488 y 546 personas, respectivamente. 

Con sus 30 empresas en el ranking de las 1.000 más importantes, España se coloca en séptima posición, por detrás de Reino Unido (con 319 startups posicionadas), Alemania, Francia, Suiza y Países Bajos. Los tres primeros países aglutinan casi dos tercios de las principales startups del continente. 

McKinsey advierte que las 1.000 startups de la muestra del estudio cubren nueve verticales: inteligencia artificial, software B2B como servicios (SaaS), biotecnología y salud, comercio electrónico y consumo, fintech hardware, marketplace, medios de comunicación y contenidos, y movilidad. Y para incluirlas en el ranking han sido evaluadas teniendo en cuenta 15 dimensiones de crecimiento para alcanzar el estatus de unicornio. Entre ellas, el modelo de negocio, el crecimiento, la internacionalización, la rapidez de expansión, la densidad en I+D, la oferta, la escalabilidad de las operaciones, los recursos humanos o la creación de valor.

Casi una cuarta parte de 1.000 startups más importantes se dedican a la biotecnología y sanidad, con otro 18% en a ser proveedores de software B2B y un 16% en tecnología financiera.

El informe, que analiza empresas fundadas después del año 2000 en 33 países, señala que  un 24% de las principales empresas emergentes y escalables del continente pertenecen a la industria de la biotecnología y la sanidad, con startups orientadas al desarrollo de productos farmacéuticos, diagnóstico o dispositivos médicos; un 18% corresponde a la industria del B2B SaaS, que proporciona programas informáticos a cambio de una cuota mensual, y un 16% son fintech o tecnologías financieras para la banca, el comercio, las criptomonedas y los seguros.

En España, el 29% de las startups están representadas por la industria de Marketplace, es decir, están destinadas a la construcción de plataformas multilaterales que conecten la oferta y la demanda de productos o servicios. Las empresas basadas en la comercialización de la inteligencia artificial en sectores específicos o centradas en la creación de herramientas informáticas para científicos e ingenieros de datos, suponen un 19% del total. Y, en tercer lugar, la industria de la biotecnología y la sanidad y el sector de la movilidad (soluciones innovadoras para el uso compartido del vehículo, los viajes en automóvil y los medios de transporte alternativos) engloban, por separado, a un 16% de las startups.

Según el informe, alcanzar el estatus de unicornio (cuando la compañía vale más de 1.000 millones de dólares) requiere una media de 100 a 200 millones de euros de financiación, y entre el 70% y el 80% de las empresas que lo consiguen alcanzan la marca de esos 1.000 millones a los diez años de su fundación. 

Tanto en Europa como en España, la jugada estratégica dominante en el top 1.000 de startups tecnológicas para alcanzar el éxito es la de producto, que supone un 45% y un 37%, respectivamente. Suelen ser empresas B2B SaaS o fintechs que requieren una financiación menor a la del resto de vías y están centradas en la rápida adopción de un producto inicial bien definido. En Europa, la segunda posición la ocupan las jugadas de deep-tech (30%) con empresas cuyos empleados se dedican, en su mayoría, a funciones de I+D, y en España, las jugadas de Network (33%), caracterizadas por las fusiones y adquisiciones para la internacionalización y el acceso a un mercado considerable.

El estudio añade que la estrategia de la escala representa la tercera posición en ambos casos, con un 14% en Europa y un 17% en España, y hace referencia a startups que buscan un rápido crecimiento de las ventas mediante un exceso de las funciones comerciales y, como resultado, tienen los mayores ingresos: 826 millones de euros frente a los 277 millones de media del top 1000.

Normas
Entra en El País para participar