Industria farmacéutica

Grifols espera hasta 3.300 millones de ventas al año de tres productos de Biotest

Calcula hasta 13.300 millones en cinco tipo de medicamentos

Fabricación de Biotest.
Fabricación de Biotest.

La anunciada compra del rival alemán Biotest por parte de Grifols podría dar alrededor de 3.300 millones de euros en nuevos ingresos gracias a tres medicamentos ahora en investigación. La multinacional catalana avanzó el pasado viernes en un documento para inversores la cartera de fármacos en I+D de la compañía germana y cuánta facturación podría aportar.

La cifra se elevaría a entre 11.900 millones y 13.300 millones si se consideran otros dos tipos de fármacos también en investigación.

La compañía destacó un nuevo fibrinógeno para el área de hematología que podría otorgar ventas de entre 400 y 800 millones a partir de 2023. Se trata de una proteína destinada al área terapéutica de hematología y la firma alemana mantiene actualmente estudios en fase III de los ensayos clínicos, la última etapa antes de una posible autorización comercial.

Igualmente, Biotest cuenta con una inmunoglobulina utilizada para enfermedades infecciosas, también en fase III y que Grifols calcula que puede otorgar entre 1.000 y 2.000 millones de facturación a partir de 2024.

Ese mismo año Biotest también baraja llevar al mercado, actualmente está en fase III, una profilaxis contra el citomegalovirus en el caso de embarazadas, un fármaco que podría aportar algo menos de 500 millones.

Además, entre 2022 y 2025, la alemana espera el lanzamiento de distintas terapias llamadas de próxima generación de inmunoglobulinas en inmunología y hematología, que podría ofrecer más de 10.000 millones en ventas, según la presentación de Grifols.

El pasado año, el laboratorio cotizado en el Ibex 35 obtuvo una cifra de negocio de 5.340 millones. La empresa catalana afirma que para 2024, la combinación del negocio con Biotest podría conllevar más de 7.000 millones en ingresos y más de 2.000 millones de ebitda (el pasado año fue de 1.324 millones), gracias a los nuevos productos, las sinergias y la mejora de los márgenes en la producción.

La firma de San Cugat del Vallès anunció el viernes una operación para hacerse con Biotest valorada en 2.000 millones. Ha llegado un acuerdo para hacerse con el 90% del capital comprando por 1.100 millones la participación de la hongkonesa Tiancheng International Investment, lanzará una opa por el resto y recomprará deuda.

Encaje estratégico

Desde Sabadell aseguran en un informe para inversores que la operación tiene “buen encaje estratégico” porque permitirá complementar el negocio de Grifols, aportando un 8% más de centros de plasma y aumentando su presencia en nuevas geografías (Oriente Medio y África) donde el plasma tiene un coste inferior. Por el lado negativo, si en la opa compra el 100% del capital, el apalacamiento subiría a 5,7 veces/ebitda.

Normas
Entra en El País para participar