Industria farmacéutica

Grifols asalta la alemana Biotest por 2.000 millones y sube con fuerza en Bolsa

Llega a un acuerdo por 1.100 millones con la empresa de Hong Kong Tiancheng International Investment para adquirir su 90% del capital en la germana

Víctor Grífols, co-consejero delegado de Grifols.
Víctor Grífols, co-consejero delegado de Grifols.

Grifols vuelve a crecer con la compra de un rival. La compañía catalana ha anunciado este viernes que se ha lanzado a por la alemana Biotest en una operación valorada en 2.000 millones de euros. Controlará ya el 90% de las acciones al llegar un acuerdo con el principal accionista, la firma de Hong Kong Tiancheng International Investment, a la que paga alrededor de 1.100 millones.

El primer paso de Grifols ha sido adquirir el 100% de la filial alemana de la hongkonesa, llamada Tiancheng Pharmaceutical Holdings AG, que controla el 89,88% de las acciones ordinarias y el 1,08% de las acciones preferentes (derechos económicos) de Biotest. Por esa operación, paga 773 millones de euros más un préstamo de 313 millones.

Inmediatamente después, lanzará una opa por el capital restante. La operación tiene un coste aproximado de 1.600 millones para Grifols, los 1.100 millones adquiridos a Tiancheng y 500 millones por el resto de acciones con derecho a voto y las de derechos económicos. Pero la transacción se valora en 2.000 millones al considerar la deuda. Supone pagar una prima del 23% respecto al valor medio de las acciones de Biotest en los últimos 30 días.

Para financiar íntegramente la operación, Grifols ha acordado con Bank of America (BofA Securities) una financiación puente no garantizada por importe de 2.000 millones. Como consecuencia, el laboratorio ha decidido suspender el reparto del dividendo hasta que la deuda no está por debajo de cuatro veces el ebitda y, adicionalmente, se compromete a no realizar más adquisiciones.

Las acciones de Biotest que posee indirectamente Tiancheng International Investment se han valorado a 43,00 euros cada acción ordinaria y a 37,00 euros cada acción preferente.

Tras el anuncio de la transacción, las acciones de Grifols (cotizada en el Ibex 35) se dejaban más de un 3% en la sesión, pero tras la presentación a inversores, los responsables de la compañía parece que convencieron al mercado, ya que finalmente los títulos se apreciaron con fuerza un 5,62%. Por su parte, las de Biotest se revalorizaban más de un 8%, hasta los 43,5 euros, ligeramente por encima del precio de la opa.

Una vez completada la transacción con la farmacéutica hongkonesa, la empresa catalana poseerá indirectamente 17.783.776 acciones ordinarias de Biotest, representativas del 89,88% del capital con derecho de voto y del 44,94% del capital total, y 214.581 acciones preferentes de Biotest, representativas del 0,54% del capital total.

Las claves de la operación

Biotest es una empresa cotizada especializada en hematología e inmunología clínica innovadora, con una atractiva cartera de productos derivados del plasma, "totalmente complementaria a Grifols", según un comunicado de la empresa catalana.

En los últimos años, Grifols ha crecido con diversas compras. La mayor de ellas fue la de su rival estadounidense Talecris, por alrededor de 3.300 millones, en 2011. Igualmente, selló el pasado año su entrada en la china Shanghai RAAS. Además, en los últimos años ha ido reforzando su producción de plasma a través de numerosas compras de centros de obtención de esta materia prima.

El laboratorio catalán informa que la operación mejorará su rentabilidad e ingresos por litros de plasma. De hecho, prevé que las nuevas proteínas y las sinergias, tanto de ingresos como de costes, generen un importante valor añadido: más de 7.000 millones en facturación combinada, más de 2.000 millones de ebitda, margen de ebitda superior al 30% y ratio de apalancamiento inferior a 3,5 veces en 2024.

Además, con la transacción suma 26 centros de donación de plasma en Europa, clave para obtener la materia prima con la que fabricar sus hemoderivados.

La transacción está sujeta a diversas aprobaciones y condiciones regulatorias. Su cierre está previsto a finales del primer semestre de 2022.

¿Cómo es Biotest?

La empresa alemana fue fundada en 1946 y cotiza en la Bolsa de Fráncfort. Tiene sede en Dreieich y desarrolla, produce y comercializa medicamentos biológicos con aplicaciones en hematología, inmunología clínica y cuidados intensivos.

En 2020, Biotest registró ingresos de 484 millones de euros y un ebitda ajustado de 108 millones, frente a los 5.340 millones de ingresos de la catalana.

La cartera de Biotest incluye 12 productos diferentes que se comercializan globalmente en más de 90 países. Emplea a 1.928 personas en todo el mundo. Como parte de un proyecto, lidera ensayos clínicos con proteínas plasmáticas como el fibrinógeno (BT-524), para tratar enfermedades congénitas y adquiridas. Entre ellos destaca el estudio Adjusted Fibrinogen Replacement Strategy (AdFirst) en pacientes con una elevada pérdida de sangre durante la cirugía de la columna vertebral y en cirugía abdominal para el tratamiento del pseudomixoma peritoneal (PMP).Biotest también está realizando un ensayo clínico con inmunoglobulina IgM concentrada (Trimodulin, BT-588) para el tratamiento de pacientes con neumonía adquirida grave (sCAP por sus siglas en inglés).

Biotest cuenta con una capacidad de fraccionamiento de hasta 1,5 millones de litros de plasma al año, que está previsto duplicar a través del proyecto Biotest Next Level. Su red de centros de plasma incluye 26 centros situados en Alemania, República Checa y Hungría.

Normas
Entra en El País para participar