Industria farmacéutica

Grifols da un nuevo gran salto de tamaño gracias a una de sus mayores compras

Gracias a estas compras ha multiplicado su facturación, que en 2001 no llegaba a los 500 millones y que este pasado año superó los 5.300 millones.

Grifols adquisiciones Pulsar sobre el gráfico para ampliar

Grifols vuelve a dar un salto en su magnitud con la compra de su rival alemana Biotest por 2.000 millones de euros, operación anunciada este viernes. Esta es una transacción más en su extensa lista de operaciones, ya que de hecho, en la última década, Grifols ha multiplicado su tamaño gracias a diversas compras corporativas.

Su gran salto fue la adquisición de la canadiense Talecris en 2010, por la que pagó alrededor de 3.300 millones. Esta operación aportó, además, el desembarco con fuerza en EE UU, donde se hizo con las instalaciones productivas de Clayton (Carolina del Sur) y se convirtió en uno de los líderes del mercado. Desde ese momento se convierte en el tercer productor mundial de hemoderivados.

Gracias a estas compras ha multiplicado su facturación, que en 2001 no llegaba a los 500 millones y que este pasado año superó los 5.300 millones.

En 2019 dio otro relevante paso. Cerró el desembarco en la china Shanghai RAAS, de la que se hizo con el 26,20% del capital (derechos económicos y de voto) a cambio de una participación no mayoritaria en Grifols Diagnostic Solutions de EE UU, en una operación valorada en alrededor de 1.700 millones. La alianza con su socio local chino permite al laboratorio catalán estar presente en ese mercado asiático, fuertemente protegido por las autoridades del país en favor de los operadores locales, y con un potente crecimiento. La combinación de los dos negocios alcanzarán previsiblemente en 2020 los 600 millones en ventas en China.

Las primeras compras relevantes se produjeron a partir de 2002, cuando adquirió la empresa de centros de obtención de plasma Seracare en EE UU, ahora denominada Biomat. Igualmente se hizo con Alpha Assets un año después, con la primera planta de producción al otro lado del Atlántico, concretamente en Los Ángeles.

En 2014, pagó 1.224 millones por la compra de la unidad de diagnóstico transfusional de Novartis. Cuatro años después realizó otra de sus grandes operaciones mediante la compra a Hologic por 1.750 millones la unidad de negocios de investigación, desarrollo y producción de reactivos e instrumentación basados en tecnología NAT (del inglés Nucleic Acid Testing).

Además, ha ido sumando nuevos centros de obtención de plasma mediante numerosas compras, como la de BPL, GC Pharma, IBBI, una alianza con ImmunoTek, o Kedrion, entre otras transacciones.

Normas
Entra en El País para participar